Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Quintana escriba una noticia?

Acerca del pan diario

17/03/2010 15:13 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Danos hoy nuestro pan de cada dia.Mateo 6:11

Pan – No es evidente en castellano, pero en el griego el énfasis en esta parte del modelo no radica en el verbo. Está en el sustantivo – pan. En griego, el énfasis se determina por la posición en la oración pues no existe puntuación.

La traducción literal es “El pan de nosotros el diario danos hoy.” El enfoque viene primero, y en este caso, es sobre nuestro sustento. Eso no es tan inusual. Lo inusual es que este es el único lugar en los evangelios en que se dirige tal solicitud a Dios.

Creerías que no es así. Con todo el énfasis contemporáneo en que Dios supla todas nuestras necesidades, ¿no te parece un poco extraño que este es el único en el evangelio donde nosotros solicitamos para nuestra suficiencia cotidiana? ¿Te hace esto preguntar, solo un poco, si hemos dado la perspectiva correcta a nuestras necesidades?

Si vemos el Antiguo Testamento, encontraríamos este tipo de solicitud con mucha frecuencia. Así que es evidente que Yeshua asume que Sus discípulos lo saben. Eso es porque la apreciación del Antiguo Testamento sobre nuestras provisiones y activos es muy diferente a la perspectiva contemporánea.

¡Todo es un regalo de Dios! ¿Recuerdas a Job? “El Señor dio y el Señor quitó. Bendito sea el nombre del Señor.” Quizás debamos contemplar la actitud de Job antes de emitir esta parte de la oración. Quizás necesitemos ajuste antes de comenzar a pedir (¿exigir?) que Dios tenga cuidado de cada una de nuestras necesidades. ¿Vemos también el “quitar” como un regalo?

Esta frase contiene otra cosa poco usual. Lohmeyer sugiere que el uso del pronombre personal “nuestro” tiene significado especial. No significa “danos lo que deseamos.” Al comparar esta frase con los paralelos en el Antiguo Testamento, descubrimos que probablemente signifique, “pan que necesitamos pues, sin él, pasaríamos hambre.” En otras palabras, no oramos por el grosor de la tierra.

Si el hombre junto a mi puede orar legítimamente, “Danos hoy, ” y yo tengo la habilidad de darle hoy, la misma presencia de esta oración me confronta con la voluntad de Dios

Oramos como oran los pobres. “Hoy no comeré sin Tu provisión, Oh Señor.” Al convertir ésta oración en una solicitud de bienes y servicios que mejoran la vida ignoramos su simplicidad. Esta es una oración cortada hasta el hueso. La mayoría de nosotros ni calificamos para mencionar esto.

Esta simple necesidad se subraya con el uso de la palabra “dia.” En el escenario cultural de Jesús, había muchas personas sin expectativa de provisión para mañana. Vivian dia a dia porque era lo único que podían hacer. Eran jornaleros diarios y mendigos y huérfanos y viudas. Esta es la oración de ellos.

Es la oración al Dios de compasión con un lugar especial en Su corazón para quienes no tienen nada más que a Él para sostenerlos. Esta es una extensión de “benditos los pobres de espíritu.” Estas personas conocen el significado de vacío. Saben lo que es mendigar. El orgullo no es una palabra de su vocabulario. Estas personas han arrojado sus preocupaciones en Él. No tienen otra opción.

Así que me pregunto si la repetición memorizada de la Oración del Señor nos descalifica. Son pocos entre nosotros que viven tan cerca de la orilla. Si el modelo de oración de Yeshua incluye una plegaria para estas personas, ¿Qué dice de nosotros?

De hecho, el Antiguo Testamento nos da la respuesta. Casi en todas partes que las Escrituras hebreas habla del pan, habla sobre compartir lo que tenemos aunque no tengamos suficiente. Quizás ese es el pensamiento que debamos llevarnos de todo esto. Puedo no vivir tan cerca de la orilla para calificar para esta frase, pero si califico para dar según esta frase.

Si el hombre junto a mi puede orar legítimamente, “Danos hoy, ” y yo tengo la habilidad de darle hoy, la misma presencia de esta oración me confronta con la voluntad de Dios. Si yo no respondo a esta necesidad del regalo de Dios a mí, no solo hago daño al menor de estos, también insulto el dar de Dios.

Oramos como oran los pobres. “Hoy no comeré sin Tu provisión, Oh Señor


Sobre esta noticia

Autor:
Quintana (1326 noticias)
Visitas:
276
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.