Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sixtojavier escriba una noticia?

Cabeza de Perro, ¿un pirata real?

28/06/2017 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por David Lorenzo

Canarias fue habitualmente amenazada por piratas y corsarios de los principales imperios de los siglos XVI al XIX. Pero no solo fuimos amenazados nosotros. También hubo caso de corsarios célebres que salieron de Canarias para defender los mares de los enemigos del Imperio Español. El caso más popular es el de Amaro Pargo.

Según la leyenda también existió un verdadero pirata, de origen tinerfeño, que fue el terror del mar. A diferencia de Amaro Pargo, éste no rendía órdenes ni siquiera a la corona española, solo a sí mismo (de ahí que se considerara pirata). Según decían era un hombre con unas facciones parecidas a las de un perro, de ahí que se le llamase Cabeza de Perro.

El supuestonnombre original de este personaje era Ángel García y había nacido en Igueste de San Andrés en 1800. Su relación con el mar había comenzado desde su tierna infancia. Su casa estaba cercana a la costa tinerfeña y desde muy joven empezó a hacer sus primeros ataques piráticos. Cabeza de Perro sobre todo va a realizar sus ataques en la costa Atlántica de África y posteriormente en el Caribe. Siempre respetó las aguas canarias según la leyenda.

Llegó a hacer fortuna. Se dice que Cabeza de Perro había logrado hacer tanto dinero que se pudo comprar varios palacios. Uno de los más conocidos lo tuvo en San Lázaro, en La Habana (Cuba). La historia aquí se vuelve más extraña. Se habla de una casa decorada en su interior de manera muy lujosa y que estaba llena de pasadizos secretos donde guardaba sus tesoros. Una historia propia de las películas de piratas.

Destacaba sobre todo gracias a su barco insignia. Llamado el invencible destacaba por su rapidez y poderío. Casi parecería que era una de las principales causas de sus victorias. De Cabeza de Perro también se decía que era un temible pirata que solía salir victorioso de todos sus ataques. Pero con el pasar de los años fue sintiendo cómo iba perdiendo su ímpetu y su juventud.

Cansado comienza buscar consuelo en la iglesia. Comienza a hacer amistad con clérigos y se convence de que debe volver a su tierra natal para vivir sus últimos años en paz. Tras varios días de viaje en el mar llega al puerto de Santa Cruz de Tenerife. Cuando pisó la ciudad tuvo problemas con unos niños que se reían de su aspecto. Él, que intentó defenderse, empeoró más la situación y los jóvenes empezaron a tirarle piedras.

La cosa fue a peor. Cada vez más enfadado y herido, Cabeza de Perro sacó un cuchillo y amenazó a los chicos con él. La guardia del puerto, que vio la situación, decide actuar para defender al pirata. Pero cuando ven quien era deciden llevarlo a un calabozo. Acaba durante un tiempo en el Castillo del Paso Alto esperando sentencia. Finalmente la pena fue la más alta de todas, fue condenado a muerte.

¿Pero es cierta esta historia? Desgraciadamente nada ha demostrado que Cabeza de Perro existiera. Basándonos en el trabajo del profesor de la Universidad de La Laguna, Manuel de Paz, no se ha encontrado documentación que acredite que fuese un personaje real. Ni en Tenerife ni tampoco en el Nuevo Mundo se ha encontrado nada a su nombre. Salvo que se encuentre algún documento en un archivo todo parece indicar que Cabeza de Perro nunca existió.

Para saber más:

  • Paz Sánchez, Manuel de (2009) La Piratería en Canarias, ensayo de historia cultural. La Laguna: Centro de la Cultura Popular Canaria

Sobre esta noticia

Autor:
Sixtojavier (990 noticias)
Fuente:
revistabinter.com
Visitas:
1760
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.