Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cesareo escriba una noticia?

La dignidad del Narcotraficante y la tristeza del Homosexual

01/02/2022 07:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El narcotraficante se olvidó que viene de una sociedad de muy, pero de muy abajo

La dignidad del Narcotraficante y tristeza del Homosexual.

(Fotografía de Cesareo Naranjos)

 

 

Viajar en metro, subirse a un taxi, esperar el autobús al lado de ciudadanos, que también son de a pie. Dejar pasar los minutos, mientras las personas se comen con la mirada al homosexual, que al igual que ellos, viajan en transporte público. Las dagas lanzadas con tan sólo virar la mirada hacia él, deja ver la poca aceptación de su persona en el grupo de hombres y mujeres.

 

En la misma calle, circula un auto nuevo, grande, en el viaja un hombre custodiado por personas que portan armas “exclusivas del ejercito”. Las mismas personas de a pie, las que están al lado del Gay, del puto como suelen decirle, disimulan no darse cuenta y giran su mirada hacia abajo, socialmente sometidos, para que el hombre en el auto, no se de cuenta que lo han visto. El hombre detiene su flamante coche y las personas se agachan temerosas, porque “lo respetan”, le temen. El hombre al detenerse, le silva al homosexual, lo ofende, se burla de el y se marcha, nadie de los demás dijo nada para defenderlo, el sigue callado, sólo quiere marcharse de ahí, los otros, se empiezan a reír de él, ahora si, ya se fue el hombre del lujoso auto, ahora si, se arman de valor para hacerlo, porque él no es un narcotraficante, sino un simple gay de a pie.

 

Narco.

El narcotraficante se olvidó que viene de una sociedad de muy, pero de muy abajo, tanto económicos como educativos, el ha logrado salir de la pobreza, amasa fortunas y se da el lujo de viajar a dónde quiera y allá siempre lo van a respetar, temer. Él busca eso, ser temido y respetado.

Un narcotraficante puede ser visto con políticos y no pasa nada, en cambio si ven a un político con un homosexual

 

Homosexual.

El homosexual, no se olvida de dónde viene, pero muchas veces oculta su realidad, logra salir adelante, luchando, no busca que le teman, sino que tan sólo que lo respeten como es, su única arma que tiene es su verdad, la aceptación de su preferencia sexual; sin embargo, él vive una vida más cruel que la de los narcotraficantes, pues no sólo se enfrenta a un sistema político homofóbico, sino a una sociedad muchas veces ignorante que no acepta la diversidad de los seres humanos, el homosexual se enfrenta a una religión que ya no sabe en contra de qué estar, pero está.

 

El narcotraficante llega a un restaurante lujoso y lo atienden como rey, en cambio al homosexual, lo miran como raro y los murmullos entre las personas, lo matan, es el elplatillo.

 

 

Es notable que la sociedad entera se acostumbra y prefiere ver cada día, que sus hijos obtén por dejar la escuela y unirse a las mafias criminales a que ese hijo les “salga homosexual”. Mejor toleran a un hijo narcotraficante y asesino, que a un hijo homosexual, que pretenda defender su preferencia sexual y dignidad.

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Cesareo (28 noticias)
Visitas:
8166
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.