Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Yis19 escriba una noticia?

¡Dimayor ponte la 10!

14
- +
10/07/2019 16:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A propósito de la liga de fútbol femenina en Colombia que empieza pronto, esta es una radiografía de lo que ha sido y lo que es actualmente. Aunque como hinchas queremos conservar la esperanza de que sobreviva, lo cierto es que vive una muerte lenta y silenciosa

Resultado de imagen de liga femenina de futbol de colombia Foto tomada de Antena2.com.co

 

En Colombia vivimos el retroceso y hasta se podría decir la lucha por no dejar morir la práctica de fútbol femenino a nivel interclubes que tiene como nombre inverosímil >LIGA PROFESIONAL FEMENINA<. Aun teniendo las actuales campeonas de la Copa Libertadores de América (el atlético Huila) disputada en Brasil en noviembre del año anterior, confirmando el gran talento y talante de nuestras jugadoras, ha sido todo un reto mantener en firme el torneo. Hace dos años el inicio de la liga fue con 20 equipos, tuvo una duración de 4 meses y todo pintaba que era un paso gigantesco por lograr un espacio importante en la profesionalización del fútbol femenino en nuestro país, en el 2018 incrementó la cuota de equipos participantes a 24 y pese a que se pensaba que este sería un torneo más largo o de dos realizaciones en el año fue igual al 2017. En el presente año, por el contrario, hasta hace muy poco se logró definir su realización después de múltiples manifestaciones de las jugadoras locales quienes no han podido tener regularidad futbolística ni económica, el número de equipos volvió a 20 y sólo serán 2 meses de competencia en todo el año. Por otro lado, recientemente salió la convocatoria para los juegos panamericanos, lo cual no fue tenido en cuenta para la programación de la liga, a pesar de que esto lleva a que las jugadoras referentes que hay en cada equipo se pierdan aproximadamente un mes de los dos de competencia, perjudicando así a los clubes participantes. Además, la Dimayor había publicado que los partidos se jugarían los días lunes, incluyendo la final, a lo que nuevamente no se hicieron esperar las reacciones por parte de las jugadoras y personas que siguen y apoyan el fútbol femenino. Publicaciones en masa en sus páginas de redes sociales lograron que se modificara el calendario, el cual ahora estipula que los partidos serán los días sábados, domingos y lunes. Ante toda esta problemática surge el interrogante si de verdad hay voluntad por parte de los dirigentes de hacer algo más que un torneo contentillo para los manifestantes. No han tenido en cuenta que al ser tan corta la duración del torneo las jugadoras no pueden dedicarse exclusivamente al fútbol y les toca alternar con obligaciones laborales extras, que hay muchas jóvenes aun cursando la secundaria, otras haciendo carreras universitarias y no pueden darse el lujo de abandonar todo por algo que siempre tiene un panorama incierto.

No se cansan de decir que lo hacen así porque no es rentable, pero las preguntas que me surgen son; ¿señores Dimayor, ustedes le apuestan a que sea rentable? ¿tienen algún plan o proceso a seguir o simplemente esto es armado de manera improvisada anualmente? ¿han estudiado modelos de funcionamiento económico de ligas internacionales femeninas? ¿de qué manera buscan hacer la liga rentable? Y hasta considero que es un poco tonto, pero en las actuales condiciones de este torneo, les pregunto, ¿sí saben ustedes, que ninguna liga ni femenina ni masculina en el mundo se juega un lunes? los torneos continentales tienen lugar días de semana precisamente porque la prioridad y horarios estelares de fines de semana son para las ligas locales que alimentan estos torneos. Las copas paralelas que se juegan en algunos países, que también son en la semana, se pueden hacer con la tranquilidad de tener un patrocinador que respalda las bajas asistencias y son torneos hechos para integrar las divisiones A y B, esto únicamente en el caso de los hombres.

He tenido la experiencia de conocer un poco la estructura y en general el fútbol femenino en Alemania, ya que tengo más de un año viviendo en la ciudad de Dortmund. La Allienz Frauen Bundesliga >Bundesliga femenina< tiene 29 años de ser fundada, actualmente tiene categorías 1 y 2, con duración en competencia de aproximadamente 8 meses donde los dos últimos equipos de la categoría 1 descienden y a su vez el campeón y subcampeón de la categoría 2 ascienden. De aquí se desprenden divisiones inferiores, torneos nacionales, regionales y locales, pero el dato más interesante de esto es que desde la categoría más baja a la más alta todos los clubes pertenecen a la DFB (asociación alemana de fútbol), cuentan con patrocinadores y tienen sedes propias. Esta apuesta ha llevado a la selección alemana femenina a tener 2 títulos mundiales, a tener clubes ganadores de la UEFA Women’s Champions League y a que sus jugadoras tengan mejores sueldos que incluso sus colegas de Estados Unidos.

Imagen tomada de la pagina oficial del club SV Ottbergen - Bruchhausen

 La superioridad de la liga norteamericana, el crecimiento de las ligas europeas en sus diferentes divisiones, el fortalecimiento de las ligas: mexicana, brasilera, china, y los inicios de las ligas de Ecuador y Argentina demuestran la brecha cada vez más grande que hay entre el fútbol femenino del mundo y el de Colombia; los pocos logros alcanzados recientemente a nivel de selección que hemos tenido y nuestra ausencia en el mundial 2019 así lo evidencian. Parece que ha quedado en el olvido las hazañas logradas por una generación que con más corazón que recursos colocó a Colombia en octavos de final en el mundial de Canadá 2015. Las potencias en esta disciplina cada vez se hacen más fuertes y reflejan el apoyo constante y sólido de sus federaciones.

Ha quedado en el olvido las hazañas logradas por una generación que con más corazón que recursos colocó a Colombia en octavos de final en el mundial de Canadá 2015

                                           

                                         Foto Colprensa

 

Estamos lejos de igualar las condiciones laborales de nuestras jugadoras, estamos lejos de tener un torneo que cumpla mínimamente con un proceso auto sostenible, pero ¿por qué lo poco logrado e invertido es más fácil echarlo a la basura que organizar algo de altura y proyección? Proyección que al final se traducirá en dinero, que al parecer es lo único que importa.

Un país futbolero como Colombia no puede quedar rezagado en esta disciplina, la tricolor es sin duda nuestro principal y único punto de unión actual como nación sean hombres o mujeres quienes jueguen, nuestros atletas han contribuido al cambio de nuestra imagen ante el mundo, nos han llenado de orgullo, tenemos jugadoras referentes en el exterior cuyas experiencias de vida son inspiración hacia las siguientes generaciones. Esta batalla no sólo deben pelearla las jugadoras si no; técnicos, clubes, espectadores, todos, ¡absolutamente todos! debemos defender la oportunidad de seguir teniendo estos espacios que por donde se miren le hacen bien a nuestra sociedad y realidad. No debemos bajar la guardia, ni conformarnos con menos, no podemos convertirnos en cómplices de una innegable involución del fútbol femenino en nuestro país.


Sobre esta noticia

Autor:
Yis19 (3 noticias)
Visitas:
55
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.