Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Empresa petrolera Lukoil suspende venta de combustible a Venezuela

03/02/2019 18:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Wall Street señala que “los comerciantes de petróleo como Lukoil pueden reanudar los suministros, pero necesitan garantías contra sanciones y primas de precios”

La Tecla Fértil

La petrolera rusa Lukoil, uno de los principales proveedores de productos petroleros de Pdvsa, congeló este martes su contrato con Venezuela, horas después de que el Ministerio de Finanzas de ese país emitiera una declaración señalando que esperaba que Caracas cumpliera los pagos de la duda con Moscú pendientes. Según el Wall Street Journal, Rusia no está preparada para arriesgarse a sufrir las consecuencias que puedan acarrear las sanciones que en materia petrolera impuso a Venezuela el gobierno de Donald Trump,  que este lunes congeló 7.000 millones de dólares en activos de Pdvsa, además de otros 11.000 millones en exportaciones a futuro.

De acuerdo con el reportero del WSJ, Anatoly Kurmanaev,  Lukoil se encuentra entre los varios comerciantes de petróleo que recortaron o suspendieron los contratos con Pdvsa recientemente, según datos que proporcionaron los trader de crudo y un funcionario de suministro de Pdvsa. La suspensión amenaza con dejar a Pdvsa sin diluyentes necesarios para los procesos de refinación de crudo y, lo que es más importante, sin gasolina, toda vez que también los distribuidores de EEUU habrían suspendido sus envíos tras las sanciones aplicadas por La Casa Blanca a Pdvsa este lunes.

Según documentos a los que tuvo acceso WSJ, a Pdvsa le quedan 10 días de suministro de gasolina, un período muy corto para encontrar proveedores alternativos “antes de que el país se hundiera en el caos”.

Wall Street señala que “los comerciantes de petróleo como Lukoil pueden reanudar los suministros, pero necesitan garantías contra sanciones y primas de precios”, una posibilidad que luce lejana ante la grave crisis económica que vive el país y la drástica caída de la producción petrolera, que se contrajo a los mínimos de hace 30 años

La situación planteada por Lukoil pone en aprietos al régimen de Nicolás Maduro, que recientemente recibió un ultimátum de Rusia al informar que espera que Venezuela cumpla su próximo pago de deuda con ese país programado para fines de marzo, señaló la agencia Reuters.

El Ministerio de Finanzas ruso emitió una declaración días pasados, señalando que aún esperaba que el pago de más de 100 millones de dólares se hiciera a tiempo. “No se han introducido cambios en el acuerdo y, en consecuencia, Venezuela debe cumplir con las obligaciones que ha asumido con el acreedor”, afirmó el ministerio.

Al respecto, el viceministro de Finanzas ruso, Sergei Storchak, dijo que Rusia creía que Venezuela probablemente tendría problemas para pagar su deuda con Moscú.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, advirtió a Cuba que Estados Unidos no se quedará pasivo ante su “maligna influencia” en naciones como Venezuela y Nicaragua. “La influencia maligna de Cuba es evidente en Venezuela y Nicaragua, donde el régimen de Daniel Ortega está oprimiendo a las personas y negándoles sus derechos básicos. Venezuela merece ser libre y Nicaragua merece ser libre”, dijo Pence.

El funcionario de la Casa Blanca, quien sostuvo un encuentro con líderes de la comunidad venezolana en el sur de la Florida, también lanzó una advertencia a Nicolás Maduro. “Estados Unidos seguirá ejerciendo toda la presión diplomática y económica para lograr una transición pacífica a la democracia, pero quienes están observando deben saber esto: todas las opciones están sobre la mesa”, advirtió Pence. El vicepresidente de Estados Unidos dijo que la “lucha” que sacude a Venezuela es “entre la democracia y la dictadura” y aseveró que este es el momento en que ese país “recupere la libertad”. Pence expresó al comienzo de su exposición el orgullo de poder decir que Estados Unidos ha sido la “primera nación en la tierra en reconocer a Juan Guaidó”, titular de la Asamblea Nacional, como presidente encargado de Venezuela.

Alguien con una actitud capitalista pensaría: “Todos deberían tener la oportunidad de trabajar para poder comprar una casa como esa

Es un hecho que nuestro país quedara con poco combustible y gas, cuyos grupos de familiares deben cancelar hasta 2000 soberanos y dos rublos alimentarios por bombona.

El presidente Nicolás Maduro Moros, lamentablemente, perdió el contacto con la verdad, sobre todo a lo largo de esta crisis agravante y solo escuchaba al gobierno de La Habana, quien teniendo la información correcta no le informaba al pueblo. Ahora, nos preguntamos, ¿Quién era el engañado?

Mientras, Donald Trump, enfrentaba una batería de informantes que le graficaban la verdad, cada amanecer. Estaba al día y, esto, le permitió lograr gráficamente un conjunto de informaciones.

El capitalismo puede definirse, como hizo Karl Marx, por su sistema de trabajo, donde los trabajadores no poseen sus propios medios de producción. También puede definirse por el metafórico “mercado” donde se compra y se vende, o por la propiedad privada de los medios de producción predominando sobre la propiedad estatal. Pero mi interés es describir el capitalismo como actitud, como un estado mental conectando una persona a una proposición.

Cuando un socialista ve una casa lujosa y cara, su reacción puede ser de disgusto: “A nadie se le debería permitir poder vivir así”. O tal vez de envidia: “Si yo no puedo vivir así, nadie debería vivir así”. En contraste, ”. El capitalismo también supone una voluntad de tomar riesgos empresariales. Algo fundamental del capitalismo es la moderna corporación, que facilita, mediante la venta de acciones al público, la concentración de grandes sumas de capital para apoyar un proyecto emprendedor. Sin esta capacidad de concentrar capitales, las economías nacionales se limitan a negocios en pequeña escala, o dependen del gobierno para operaciones comerciales que requieren grandes sumas de capital.

Los críticos de las corporaciones señalan la dispersión de responsabilidad entre managers profesionales, directores y accionistas, como un defecto fatal de las corporaciones. Pero las alternativas podrían ser una economía primitiva o dejar al gobierno todas las actividades que requieren grandes capitales. Esto conllevaría mayor dispersión de responsabilidad e ineficiencia. ¿Por qué entonces algunos, en particular los jóvenes, parecen odiar tanto al capitalismo?

Encuestas de opinión sugieren que los jóvenes no piensan muy bien del capitalismo. Una realizada en 2016 de Harvard University a jóvenes de 18 a 29 años encontró que 51 % de los encuestados respondió no apoyar el capitalismo. Otra, de YouGov, encontró que el 44 por ciento de los “milenials” americanos expresó que preferiría vivir en un país socialista, comparado al 42 por ciento que preferiría vivir en un país capitalista. Esas actitudes implican una pregunta: si los jóvenes rechazan tanto al gobierno, ¿por qué querrían más, en forma de un gobierno mayor o mayor control gubernamental de nuestras vidas y economías?

Una fácil conclusión sería repetir el criterio atribuido a Winston Churchill de que “si un hombre no es socialista a los 20 años, no tiene corazón. Si no es conservador a los 40, no tiene cerebro”. Los jóvenes, durante generaciones, han mostrado típicamente menos apoyo a sus sistemas políticos y económicos que sus mayores. También está claro que terminan cambiando esos puntos de vista con el paso de los años. La mayoría de las objeciones juveniles parecen dirigidas al capitalismo de compinches donde los negocios prosperan no como resultado de arriesgarse, sino mediante contubernios entre los negociantes y los políticos; o situaciones donde el poder estatal se utiliza para suprimir la competencia. Todos deberíamos compartir ese disgusto.

Lo cierto es que, Rusia no le venderá más bienes energéticos a Venezuela, desea regresar al capitalismo, el sueño de Vladimir Putin. Desea una sociedad en desarrollo y respetando los términos progresistas.

Cuando un socialista ve una casa lujosa y cara, su reacción puede ser de disgusto:


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1217 noticias)
Visitas:
6008
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.