Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Quintana escriba una noticia?

La canasta de la abuela

08/02/2010 10:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Quién dará un billete de cien dólares? Diez dólares… Setenta y cinco. Ahora ochenta… ochenta y cinco, noventa… noventa… y veinticinco centavos. Ahora dos… dos cincuenta…”

Anterior <a href="http://www.flickr.com/photos/96051197@N00/250076801/" target="_blank">arantxamex</a> via Flickr

e

La voz del subastador sonaba fuerte mientras la multitud se reunía alrededor de una carreta llena de objetos de madera y antigüedades hechas a mano.

Estaba subastando la canasta del picnic de madera de mi abuela. La multitud observó suspensa mientras un decidido coleccionista de canastas luchaba por ganarle a un grupo de tres nietos.

El coleccionista estaba pujando por una canasta de picnic. Mis primos y yo pujábamos por una parte de la historia de la familia que no habíamos visto desde la niñez.

Esta canasta de picnic era un tesoro inolvidable con un contenido muy especial.

La competencia de voluntades rugió hasta que la vieja canasta del picnic volvió a la familia. El precio de venta no es importante, pero la canasta del picnic de la abuela, con las lecciones y el amor que permanecían dentro, no tenía precio.

La abuela solía llenar la canasta con emparedados y pastel hecho en casa. Hacía jarras de limonada y caminaba con mi madre, primos y yo a un manzano especial en la huerta del abuelo. Allí teníamos nuestro picnic y largas conversaciones a la sombra de sus ramas. La abuela contaba historias sobre su niñez: las luchas al venir a un nuevo país, establecer un hogar, y cómo ella y el abuelo habían sembrado este árbol especial para picnics.

En abril, los pétalos de flores caían sobre la canasta de picnic. Un día, la abuela recogió uno de los pétalos. Nos dijo que los manzanos necesitan crecer antes de florecer. Explicó porqué cada flor es importante para que otra manzana crezca. La abuela dijo que las manzanas crecen en distintos colores, y que cada una es formada un poco diferente del resto. Sin embargo, cada una es importante para llenar el árbol con fruta madura en agosto. También nos dijo que una diminuta semilla de manzana puede producir un nuevo árbol que crecería, florecería y llevaría muchas manzanas durante su vida.

La abuela suavemente colocó en nuestras mentes la idea de que la gente también necesita crecer antes de poder florecer. En maneras que podíamos comprender, ella explicó que cada uno es una semilla de Dios con gran potencial. Nos aseguró que Dios tenía un plan especial para cada una de nuestras vidas, y que si crecíamos fuertes en la fe, floreceríamos como el árbol del picnic.

No asi para la demas jente pero todos deseaban lo mejor

A lo largo de los años y muchos giros y situaciones confusas, las pláticas de la abuela bajo el manzano tomaron un significado más profundo. Su mensaje se aclaró. Así como cada manzana floreciente es importante entre muchas, somos importantes en el mundo de Dios.

Fuimos creados con una razón. Cada individuo hace la diferencia.

Nuestra vida tendrá muchas ramas. Pueden explotar en hermosas flores una y otra vez si cultivamos nuestro crecimiento. Dios ha colocado dentro de nosotros el potencial para incontables logros fructíferos.

Descubramos nuestro potencial y permitámosle florecer. Cuando un pétalo de flor cae, recojámoslo y descubramos sus lecciones.

Hoy, el viejo árbol del picnic es el último sobreviviente del huerto original del abuelo. Se mantiene en pie en una pradera de hierba y tréboles. Desgastado por el tiempo y las tormentas, se ha tornado frágil, listo a ser derribado por una ráfaga de viento. Sin embargo sus ramas restantes florecen en la primavera y producen fruto maduro a finales del verano.

Cuando el árbol del picnic se haya ido, un retoño de sus propias semillas lo reemplazará. No puedo imaginarme cuántas manzanas ha producido a lo largo de su vida, o cuántas miles más producirá a través de sus descendientes.

Sin embargo, siempre recordaré los pétalos de flores cayendo de sus ramas en la canasta del picnic. La canasta del picnic de la abuela es un tesoro que contiene lecciones que nunca envejecerán y un legado de amor que sus nietos nunca olvidarán.

La herencia más grande que dejamos a la familia, son los momentos enseñables de principios y valores que ellos siempre recordaràn. Deja tu mejor herencia ahora.

Y los podréis dejar en herencia para vuestros hijos después de vosotros, como posesión hereditaria; para siempre os serviréis de ellos; pero en vuestros hermanos los hijos de Israel no os enseñorearéis cada uno sobre su hermano con dureza. Levítico 25:46.

En la subasta avian objetos muy valiosos para los hijos

Entonces Moisés juró diciendo: Ciertamente la tierra que holló tu pie será para ti, y para tus hijos en herencia perpetua, por cuanto cumpliste siguiendo a mi Dios. Josué 14:9.


Sobre esta noticia

Autor:
Quintana (1326 noticias)
Visitas:
1763
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.