Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Managersmagazine.com escriba una noticia?

La clave es Latinoamérica

29/06/2009 23:23 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hace cosa de un año hablaba con un amigo que trabajaba en uno de los bancos españoles más relevantes del mercado internacional, muy diversificado y con presencia en zonas emergentes, como Latinoamérica y China. No es ningún secreto si digo que tal banco es el BBVA.

Discutíamos sobre las perspectivas de crecimiento de los emergentes. Él pensaba lo mismo que el presidente de la entidad vasca, Francisco González, ha afirmado en ocasiones: ‘ Para ser un grupo realmente global hay que estar en Asia‘ . Hay que entender las declaraciones en su contexto, ya que unos días antes se publicaba otra noticia ’ El grupo Santander le pisa los resultados al BBVA‘.

Fotografía: Cerámica maya en Copán, Honduras.

Analizando los resultados de los bancos españoles en 2008, un año crítico para la banca internacional, supone todo un éxito mantener resultados respecto al año anterior. Los bancos españoles triunfaban mientras que otros bancos ‘ globales’ como HSBC, o Lloyd’ s registrarban caídas en sus beneficios del 70% y 75% respectivamente, por no hablar de las pérdidas de Citi, de nada menos que 18.715 millones de dólares.

¿Cual es la clave?. Santander tuvo mejores resultados que BBVA aunque no tiene presencia en Asia. El sólido sistema regulatorio del Banco de España ayudó mucho, no cabe duda. La buena gestión también es importante, con tres de las principales escuelas de negocios españolas situadas entre las mejores del mundo. Sin embargo, si miramos al desolador panorama macroeconómico español (paro, PIB, competitividad, déficit público y exportador), que es el principal mercado de ambas entidades, el éxito no se justifica sólo por un favorable entorno regulatorio o por una buena gestión.

Otra pista, podemos poner otro ejemplo de empresa españolas de éxito, como es Telefónica que sólo bajó beneficio en 2008 en un 14, 8% frente a su principal rival Vodafone, que según reconocieron redujo beneficio en un 54, 4% precisamente por culpa del mercado español. O podemos hablar de los resultados positivos de la aseguradora española Mapfre frente a los de gigantes aseguradores como AIG, AXA o Allianz.

Por si no lo han adivinado, la clave del éxito para cualquier inversor es Latinoamérica. Otro ejemplo, según datos del Economista, las empresas del IBEX35 mejorarán rentabilidad por dividendo en 2009, hasta el 6, 16% de media. Mientras, la media de los índices europeos se halla algo por encima del 4%, y el Dow Jones en un 3, 19%. Ésto es un reflejo del éxito empresarial de las multinacionales españolas gracias a la elevada exposición a mercados latinoamericanos, no a los asiáticos. Tal vez estemos mirando demasiado hacia tierras exóticas, cuando las oportunidades siempre han estado nuestros hermanos del otro lado del Atlántico.

¿Cual fue el verdadero motivo del enfado de Francisco González, presidente de BBVA, con Emilio Botín, presidente del Santander?. No es porque le hubiera pisado la presentación de resultados de 2008, sino porque Santander supo elegir mejor. Mientras BBVA se centraba en 2007 en China con su entrada el el banco CITIC, el Santander en 2008 compró Banco Real en Brasil, uno de los factores decisivos para ir una vez más por delante del BBVA. No se enfade don Francisco, ser el numero dos no está tan mal…

Porque China es la gran promesa, una potencia que crece cada año casi en dos dígitos, la fábrica del mundo. Pero alguien que juega a ser mano de obra barata siempre encontrará a alguien más barato que él. ‘ Las exportaciones en 2009 bajaron casi un 25% respecto al primer trimestre de 2008‘ . Tampoco tiene petróleo como Estados Unidos, Brasil, México y Rusia, y además tiene otros aspectos poco atractivos derivados de una economía intervenida: su nula protección de las marcas y patentes, la imposibilidad de superar el 50% en una empresa con capital extranjero, la desigualdad de trato en la financiación de empresas nacionales y foráneas, y unos conflictos sociales que pueden poner en peligro la estabilidad del coloso. Una gran promesa que ya en 2009 se ha convertido en la segunda potencia del mundo, pero que sigue exportando mp3 de 12$ mientras Estados Unidos vende iPhones de 120$.

Otra eterna promesa es la India, con un capital humano formidable y un gran potencial de crecimiento. Desafortunadamente, cuenta con los mismos problemas sociales que China al que debemos añadir el auge del integrismo islámico y su empeño de preocuparse más en sus luchas con Pakistán que en desarrollar todo su potencial económico. India esta muy bien para offshoring y outsourcing, pero también tiene mucho que demostrar.

Rusia nunca ha sido una promesa sino una realidad con una alta cualificación de su mano de obra, extensión geográfica y materias primas, aunque esté de capa caída desde el fin de la guerra fría. Sigue siendo un gran actor internacional y una potencia militar, aunque muy lastrado por una corrupción e inseguridad muy enquistadas, grandes desigualdades y una política exterior algo desconectada de la comunidad internacional (léase Ucrania o Georgia). Se trata de un país muy rentable, pero de alto riesgo para las inversiones extranjeras. Un país con buenas oportunidades, pero demasiado dependiente de las materias primas.

Si analizamos los cinco países emergentes con más potencial de crecimiento, según Goldman Sachs (los BRIMC), nos quedan México y Brasil, ambos situados en el mismo continente. Pero en Latinoamérica también pesan Argentina y Chile, y cada vez más Colombia y Perú. Y lo empiezan a contar mucho algunos países centroamericanos con grandes ritmos de crecimiento como Costa Rica y Panamá. Y eventualmente serán grandes actores todos los países que sepan pasar de largo por la tentación del populismo.

Latinoamérica es una región heterogénea, unida por la cultura y por la lengua de Cervantes es hoy una gran ventaja competitiva en los negocios. Una región que ha sabido mantenerse a salvo de la crisis con un crecimiento sostenido cercano al 4%, que cuenta con materias primas, recursos turísticos incomparables, fuerza de trabajo, y con proximidad cultural y geográfica a Norteamérica. Ya en Estados Unidos viven casi tantos latinos como en España, unos 45 millones.

Pero no todo es maravilloso en el panorama económico de Latinoamérica, donde siempre resurgen fantasmas de revoluciones olvidadas y los rumores de nacionalizaciones: Argentina, Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua o Venezuela dan buena fe de ello. Sin embargo, España y Europa cuentan con una imagen muy positiva en gran parte del continente, ya que llevan muchos años inviertiendo en el desarrollo de la zona y trabajando para erradicar la pobreza de las zonas más necesitadas.

El mayor problema ahora mismo es el alto grado de fragmentación del continente americano: NAFTA, CAFTA, SICA, ALBA, ALCA, Mercosur, Pacto Andino (CAN) … son algunos de los muchos intentos de elaborar un proyecto común para Latinoamérica. Latinoamérica tampoco es aún una región que destaque por su alto valor añadido, ni está libre de corrupción, y como en todos los países emergentes, persisten desigualdades sociales importantes, pero sin embargo convence.

La Unión Europea demostró, con todas sus diferencias, que un continente unido es mayor que suma de sus partes. Por ello, es el momento de tender puentes, no de perderse en enemistades y discusiones. Esperemos que América Latina tarde menos en aprender de sus errores que la vieja Europa, que se desangró durante siglos de guerras internas. Con la llegada de Obama a la Casa Blanca, ya no sirve excusarse en viejos fantasmas del pasado. Simón Bolívar tenía el sueño de una América Latina libre y unida, un actor económico a la altura Europa y de los Estados Unidos. Aunque a lo largo de la historia, muchos políticos han transformado el mensaje de Bolívar en beneficio propio, su sueño sigue hoy más vivo que nunca.

Aunque la zona se enfrenta a muchos desafíos, una nueva generación de líderes como Lula da Silva, Michelle Bachelet o Álvaro Uribe están liderando el despegue de un continente que siempre ha sido el gran olvidado, pero que tiene mucho que decir en el panorama económico y político mundial. El continente tiene una oportunidad única para demostrar que el futuro está aquí, y se llama América Latina.


Sobre esta noticia

Autor:
Managersmagazine.com (139 noticias)
Visitas:
278
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.