Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mario Chumillas escriba una noticia?

La posición de la Fisioterapia

13
- +
14/01/2020 04:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La fisioterapia ha experimentado un crecimiento brutal en los últimos años en España. Sin embargo, siguen existiendo ciertos prejuicios por parte de los usuarios, y graves errores cometidos por los fisioterapeutas

La fisioterapia, como toda ciencia, ha tenido diferentes definiciones a lo largo de su historia. Actualmente, la World Confederation of Physical Therapy (WCTP) propone que es "el servicio proporcionado por fisioterapeutas a individuos y poblaciones para desarrollar, mantener y restaurar el máximo movimiento y capacidad funcional durante la vida". En éste concepto se ha eliminado el apartado de "agentes físicos", ya que a pesar de ser gran parte de los tratamientos, la profesión evoluciona directamente hacia un modelo en que el paciente se convierte en protagonista de la terapia.

Como decimos, los agentes físicos han sido los más usados de forma histórica. A estas alturas, ¿quién no conoce al menos a una persona que haya ido al fisio y le hayan puesto "corrientes" o "calambres"?. La lámpara roja de calor, la parafina, el hielo, y un largo etcétera de elementos que quedan ya más obsoletos que los casetes. Y no olvidemos al pez gordo, que es el todopoderoso masaje. Si por cada vez que escuchaba a alguien decir "voy al fisio a que me dé unos masajes de esos" me hubieran dado un euro, ahora mismo estaría escribiendo este artículo desde mi mansión con una copa de vino en la mano y un monóculo.

En defensa de los usuarios de fisioterapia, diré que en parte es lógico, porque muchas veces utilizamos tecnicismos (primer error que cometemos) en un país cuya media de edad sigue aumentando. Si bien son algo difíciles de simplificar, es responsabilidad nuestra conseguir que el paciente entienda lo que le pasa, así como lo que le estamos haciendo. Aunque tampoco costaría tanto decir "he ido a tratarme" o "voy a hacer ejercicio dirigido", ciertamente.

Ya que he dicho "ejercicio dirigido" y enlazando a la última frase del primer párrafo, quiero analizar una corriente altamente problemática en cuanto al concepto de tratamiento. En mi familia me han dicho mil y una veces (en qué mala hora no pediría ese euro) que ellos, si acuden al fisioterapeuta, es para recibir una terapia.  Ojo, porque la connotación es dura. Recibir una terapia implica que yo, como soy el paciente, no voy a mover un mísero dedo porque no me da la real gana. Por suerte, cada vez más gente entiende que no es lo mismo ir al gimnasio a hacer cuatro máquinas que realizar movimientos específicos y orientados a una patología; aún así sigue siendo un pensamiento ampliamente extendido. Esto genera un problema importante porque cada día se publican más artículos que demuestran que el ejercicio terapéutico es fundamental en muchos problemas, especialmente en dolor crónico y/o fibromialgia (de la cual hablaré más adelante, ya que merece un artículo propio). Estimado usuario, no intente ser un sujeto pasivo en el tratamiento de su patología salvo que quiera lucrar voluntariamente a su terapeuta.

Debo interceder ahora en contra de algunos compañeros, ya que como he dicho no sólo el paciente tiene culpa de la situación actual. Conozco profesionales que son altamente éticos y maravillosos, de igual forma que conozco otros tantos que buscan únicamente el lucro y elevar su ego. En parte la competencia actual es responsable de estrategias como mejorar a un paciente pero no del todo para que vuelva cada mes y asegurar ese ingreso, o hacer de una patología simple un mundo para que el usuario repita sin necesidad. O, por último, utilizar un aparato novedoso sin investigación científica que lo respalde (suelen tardar unos 3 años en aparecer los primeros artículos al respecto) para cobrar un precio desorbitado; aparte de vender sus propiedades como si las máquinas nuevas fueran la panacea sólo por ser actuales.

Expuesto todo lo anterior, estoy altamente preocupado por la situación de una profesión tan bonita como la nuestra. Aunque el papel de la fisioterapia en la sociedad mejora con el tiempo y cada vez tiene una aceptación mayor, sigue habiendo factores que perjudican a su imagen, como una competencia cada vez mayor, el "todo vale si el paciente mejora... o algo", vender tratamientos milagrosos con juguetes nuevos y los prejuicios sociales. Solo cabe esperar que todo lo anterior no cambie tanto a la fisioterapia como para que deje de ser fisioterapia.


Sobre esta noticia

Autor:
Mario Chumillas (1 noticias)
Visitas:
114
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.