Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Hablandodeciencia escriba una noticia?

Me gustan los fósiles

02/11/2015 01:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Priscacara, un tipo de perca del Eoceno medio.

...Y cuanto más viejos, mejor.

Dice un chiste que un paleontólogo, o un geólogo, es el mejor esposo que puede desear una mujer, pues cuanto más vieja sea más le gustará.

Chistes aparte, lo cierto es geólogos y paleontólogos manejan los millones de años como si tal cosa. Pero, los que no somos geólogos o paleontólogos, apenas podemos entender lo que significan diez o veinte años... bueno, si el lector es lo bastante maduro, tal vez capte un periodo de cincuenta años como comprensible.

¿Se imaginan lo que son cien años? ¿Y mil años? Imagínenlo: hace un siglo el mundo estaba en medio de la Primera Guerra Mundial. Y hace mil años, en la Europa feudal se hablaba de las Cruzadas...

Así pues mucho menos podemos captar la idea de un millón de años.

Hace un millón de años, esa montaña que tanto nos gusta no estaba allí, o quizás era más grande; tampoco ese río (y si acaso estaba era muy diferente), o ese lago, ese mar. Ese bosque no existía, o esa pradera. Incluso las costas, los mares cambian en un millón de años. Los acantilados, las playas, no estaban o eran muy distintos. Y aún nos queda un detalle «sin importancia»: hace un millón de años no había seres humanos como nosotros.

Pero ese millón de años es poca cosa para un paleontólogo o un geólogo. Ellos no se conforman con esa nadería, y te hablan de cientos de millones de años, o incluso de miles de millones de años.

Hace cien millones de años, los continentes tenían otra forma, había otros mares, otros océanos, y, por supuesto, la vida era muy diferente a la que conocemos.

Si seguimos retrocediendo, hace mil millones de años ni siquiera había seres pluricelulares: la visa sólo estaba formada por microbios. Y hace ya cinco mil millones de años, no existían ni la Tierra ni el Sol. Así que ese es el límite, porque más atrás ya es cosa de astrónomos, no de geólogos.

La geología se ocupa del estudio de la Tierra como planeta. ¿Y qué pasa con los otros planetas? Pues para eso está la astrogeología, geología planetaria o exogeología (mi término favorito), que estudia la estructura de otros mundos.

La paleontología es una rama de la geología que se ocupa del estudio de la vida en la Tierra a través del estudio de los fósiles. Ambas ciencias están muy unidas porque, sin la base geológica, estudiar los fósiles es casi imposible y, por otro lado, los fósiles son una herramienta potentísima para los estudios geológicos.

¿Y qué es un fósil? Pues un resto o la señal de un ser vivo que se ha vuelto mineral, roca. A veces es la propia parte del ser vivo que ya es mineral, como una concha o un hueso. Otras veces puede ser una parte orgánica que, mediante transformaciones complejas, va sustituyendo la materia orgánica por minerales. O simplemente, se rellena el hueco dejado por la materia orgánica al desaparecer. Incluso puede ser algo tan simple como una huella. Todavía más difícil, los fósiles pueden ser microscópicos, aunque los más conocidos son enormes. Eso sí, los fósiles son muy raros: aunque tendemos a creer que no es así los mecanismos necesarios para que un animal o planta muertos se conviertan en fósiles son muy complejos, rasos y difíciles.

La vida ha estado presente en nuestro planeta casi desde que tuvo mil millones de años de edad, y ha dejado tales huellas que podemos afirmar que la Tierra sería muy diferente sin la vida. Incluso cuando no era más que microbios, éstos cambiaron la superficie del planeta de varias maneras. Por ejemplo, a través del oxígeno formado por las algas cianofíceas, y luego por las plantas verdes. O las masas calcáreas de conchas marinas que han formado montañas calizas. O esos restos que se han acumulado para formar carbón o petróleo. O... bueno, no vale la pena seguir pues la lista podría ser interminable.

Geólogos y paleontólogos se ocupan de responder estas y otras preguntas (las he mezclado a propósito, aunque algunas son sólo de una de las dos áreas científicas):

  • ¿Cómo es la Tierra por dentro?
  • ¿Por qué hay terremotos?
  • ¿Cómo se forman los volcanes?
  • ¿Cuál es la edad del planeta?
  • ¿Siempre han estado ahí las montañas?
  • ¿Hubieron otros animales y plantas en el pasado?
  • ¿Cómo ha tenido lugar la evolución de los seres vivos?
  • etc.

Para terminar, si queréis saber más sobre fósiles, asistid a la sesión Paleontología y Geología el domingo 13 de diciembre a las 11:00 en Desgranando Ciencia 2015.

Sesión 8: Paleontología y Geología

  1. Ana Belén Ruiz. Lda. Historia del Arte y arqueóloga.
  2. Francisco Gascó. Biólogo y casi paleontólogo doctorado.
  3. Carlos de Miguel. Biólogo, Máster en Biología Evolutiva y estudiante de doctorado.
  4. Jesús Martínez Frías. Geólogo planetario y Astrobiólogo en el CSIC. Director de la Red Española de Planetología y Astrobiología.
  5. Ana Crespo Blanc. Catedrática de Geodinámica de la Universidad de Granada.
Share

Sobre esta noticia

Autor:
Hablandodeciencia (206 noticias)
Fuente:
hablandodeciencia.com
Visitas:
1270
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.