×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

AicragMiembro desde: 13/04/18

Aicrag
11
Posición en el Ranking
5
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    324.872
  • Publicadas
    88
  • Puntos
    71
Veces compartidas
313
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
  • 11º
Recientes
  • 11º
Visitas a noticias
15/09/2018

La política es un campo abonado que se presta miríficamente a la hipocresía. Todos tenemos una idea innegable del hipócrita. Esa persona que persigue simular lo que no es con la intención de lograr algún objetivo o beneficio propio por medio del engaño a los demás

La hipocresía se ha apoderado de la política, de tal manera, que ya no reaccionamos ante ella. En un Congreso de los Diputados donde cabalga la mentira vestida de naranja o de azul, la sinceridad es siempre la gran incomprendida. Es como si decir la verdad fuera un delito, una osadía para quienes se quitan las amarras de la falsedad y la zalamería obscena y, con adecuado respeto, son capaces de ir con la honradez por delante y la verdad en la cartera.

Sin ninguna duda, podríamos asegurar que existe una aptitud infame mucho más burda, sombría y enrevesada que la propia mentira, y esta es la hipocresía. Una falta de honestidad aborrecible, donde uno esconde la personalidad verdadera mientras se exhibe una notable moral intachable, pero falsa y artificiosa, siempre en busca de un fin concreto e interesado.

Esto lo podemos apreciar en la vileza moral del señor Rivera o del señor Casado, que sin pudor alguno institucionalizan la hipocresía en nuestra sociedad y la normalizan. Sin embargo, pese a que la sociedad, a fuerza de palos, ya tiene un radar actualizado con el que detectarla, verla en estos dos políticos indecorosos, de algún modo, nos hace conscientes de que ir contra ella es casi una batalla perdida; es una tarea difícil cambiar a quien ni tan siquiera es decoroso con aquellos a los que representa.

El uno, con una biografía recogiendo un dato entre otros cuestionable, pues en la web de Ciudadanos se dice que es Doctorando en Derecho Constitucional Por la Universidad Autónoma de Barcelona, cuando esto no se corresponde con la realidad, pues Rivera no está matriculado en los estudios de doctorado ni ha entregado tesis alguna.

Existe una aptitud infame mucho más burda, sombría y enrevesada que la propia mentira, y esta es la hipocresía

El otro, presumiendo con un título de Harvard que se impartió en Madrid, en Aravaca, en el Campus IESE. Un cursillo de sólo cuatro días, entre el 16 y el 19 de junio de 2008. sin otro requisito académico para la inscripción que el pago de la matrícula. Y estos títulos abundan en el currículum de Pablo Casado. No hablemos ya del famoso Máster en Derecho Autonómico de la Universidad Rey Juan Carlos.

Sin embargo, no se cortan un pelo cuando piden con toda desfachatez que el Presidente del Gobierno comparezca para explicar con todo detalle si su tesis doctoral la hizo él o si en esa tesis hay plagios. Lo que Sánchez debería hacer es poner una querella por falsas acusaciones y levantamiento de calumnias, porque a la hipocresía hay que hacerle cara.

Como cambiar al hipócrita es una batalla perdida, lo adecuado es dar ejemplo, ser auténticos y desactibar la influencia que puedan tener estos insectos nocivos y ponzoñosos sobre la sociedad, porque sólo son unos farsantes exhibicionistas con grandes atributos tóxicos para esconder oscuros principios morales. estos elementos son racistas, machistas, retrógrados. Que buscan encajar fuertemente en la sociedad desbancando a sus rivales con subterfugios difamatorios, para ser ellos así ensalzados y alabados por méritos que no tienen y nunca podrán tener. Y como el propio Rivera no dudarán en defender hoy el color rojo y mañana el color azul, dependiendo siempre de en qué escenario se mueva.

Como decía Tennessee Williams, <<la única cosa peor que un mentiroso, es un mentiroso que también es hipócrita>>.

Más comentadas de Aicrag

La crisis del Estado del Bienestar

La crisis del Estado del Bienestar

Las limitaciones que hoy ofrece el Estado del Bienestar en su cometido fundamental de ofrecer respuestas integradoras, nos hace pensar que este modelo adolece de problemas de adaptación al proceso natural de modernización 22/05/2018

Macron, ¿Júpiter o Napoleón?

Macron, ¿Júpiter o Napoleón?

En política se suelen ver demasiado a menudo seres necios y pretenciosos que abusan de esa condición 22/06/2018

Medidas urgentes en las políticas de educación

Medidas urgentes en las políticas de educación

La acción educacional, vinculada con los partidos políticos, contribuye a plantear a la opinión pública y a los sucesivos gobiernos el problema global de la enseñanza en nuestro país 08/06/2018

Mujeres y hombres: ¿Diferencias?

Mujeres y hombres: ¿Diferencias?

En el pasado, los científicos creían que las mujeres eran menos inteligentes porque sus cerebros eran más pequeños 26/08/2018

El mundo está cambiando y sus preferencias también

El mundo está cambiando y sus preferencias también

A estas alturas de nuestro hoy, ni lo lógico lo es ya plenamente, ni lo imaginario tampoco. Cada cual puede elegir su tendencia o influir sobre ella 17/06/2018

Mostrando: 1-5 de 90