Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

La propaganda del coronavirus imita la propaganda de guerra

4
- +
30/05/2020 00:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageEn el período que precedió a la invasión estadounidense de Iraq en 2003, la administración de Bush y sus cómplices en los medios de comunicación llevaron a cabo una campaña de propaganda implacable para obtener apoyo político para lo que resultó ser uno de los errores de política exterior más desastrosos de la historia de los Estados Unidos.

Casi dos décadas después, con quizás un millón de iraquíes muertos y miles de soldados estadounidenses muertos, todavía estamos pagando por ese error.

El Vicepresidente Dick Cheney, el Fiscal General John Ashcroft, el Asistente del Fiscal General John Yoo, y el Secretario de Defensa Donald Rumsfeld, fueron los principales actores detrás de la propaganda, que podemos definir como el uso intencional de información y desinformación para manipular la opinión pública a favor de la acción del estado. Irak y su presidente Saddam Hussein eran el foco ostensible, pero su mayor objetivo era hacer el caso para una más amplia y abierta «Guerra contra el Terror».

Así que crearon una narración usando una mezcla de medias verdades, fabricaciones poco plausibles y mentiras descaradas:

  • Irak y el nefasto Saddam Hussein estaban «detrás», es decir, respaldando a los terroristas saudíes responsables de los ataques del 11-S en los EEUU.
  • Hussein y su gobierno estaban almacenando óxido de uranio en un esfuerzo por desarrollar la capacidad nuclear.
  • Hussein estaba conectado con Al-Qaeda
  • Irán estaba al acecho en el fondo como estado patrocinador del terrorismo, coordinando y facilitando los ataques contra los EEUU en coordinación con Hamas;
  • Hezbollah, Al-Qaeda y otros grupos terroristas estaban trabajando contra los EEUU en todo el Medio Oriente en algún tipo de turbio pero coordinado esfuerzo;
  • Tenemos que «luchar contra ellos allá para no tener que luchar contra ellos aquí»;
  • Los iraquíes darían la bienvenida a nuestras tropas como liberadores.

Y así sucesivamente.

Pero la propaganda «funcionó» en el sentido más significativo: El Congreso votó casi 3-1 a favor de la acción militar contra Irak, y Gallup mostró que el 72 por ciento de los americanos apoyaban la invasión tal y como comenzó en 2003. Los medios de comunicación de todo el espectro, como el Washington Post, aplaudieron la guerra . La National Review cumplió con su parte, etiquetando a Pat Buchanan, Ron Paul, Justin Raimondo, Lew Rockwell, y otros oponentes francos de la invasión como «conservadores antipatrióticos».

Trágicamente, el pueblo estadounidense nunca puso la carga de la prueba directamente con las porristas de guerra para justificar su absolutamente loco esfuerzo de rehacer el Medio Oriente. En retrospectiva, esto es obvio, pero en ese momento la propaganda hizo su trabajo. La desinformación es parte de la niebla de la guerra.

¿Qué es lo que la retrospectiva dejará claro sobre nuestra reacción a la propaganda de COVID-19? ¿Lamentaremos cerrar la economía tanto como deberíamos lamentar la invasión de Irak?

El elenco de personajes es diferente, por supuesto: Trump, buscando desesperadamente el estatus de «presidente en tiempo de guerra»; el Dr. Anthony Fauci; el epidemiólogo Neil Ferguson; gobernadores de estado como Cuomo, Whitmer y Newsom; y un montón de acólitos de los medios de comunicación que se mueren por obligarnos a una nueva normalidad. Como los arquitectos de la guerra de Irak, usan COVID-19 como justificación para avanzar una agenda preexistente, a saber, un mayor control estatal sobre nuestras vidas y nuestra economía. Sin embargo, debido a que demasiados estadounidenses siguen obstinadamente apegados a la vieja normalidad, se requiere una campaña de propaganda.

Así que nos enfrentamos a una ventisca de nuevos «hechos» casi todos los días, la mayoría de los cuales resultan ser sólo ligeramente verdaderos, extremadamente dudosos, o simplemente falsos:

  • El virus se aerosoliza y flota alrededor, así que todos necesitamos estar a seis pies de distancia (Pero, ¿por qué no a veinte pies? ¿Por qué no a una milla?).
  • El virus vive en superficies por todas partes, durante días.
  • Las personas asintomáticas pueden propagarlo sin saberlo.
  • Los anticuerpos pueden o no desarrollarse naturalmente.
  • Las personas pueden infectarse más de una vez.
  • Las personas jóvenes y sanas corren un gran riesgo no sólo para ellas mismas, sino también para sus familiares ancianos.
  • Las máscaras de papel fino y permeable impiden de alguna manera que las esporas virales microscópicas sean inhaladas o exhaladas hacia los demás.
  • Las personas están más seguras en su casa.
  • La tasa de nuevos «casos» infectados en las primeras semanas de la llegada del virus a América continuaría o incluso crecería exponencialmente.
  • El distanciamiento social y las cuarentenas de hecho «salvan» vidas.
  • La prueba es clave (¿Pero qué pasa si un individuo visita una tienda llena de gente una hora después de dar negativo?).
  • Una segunda ola de infecciones está cerca.
  • Nuestras vidas personales y laborales no pueden continuar sin una vacuna, que, por cierto, puede estar a dos años de distancia.

De nuevo, mucho de esto no es cierto y ni siquiera pretende serlo, sino más bien influir en el comportamiento y las opiniones públicas. Y de nuevo, la abrumadora carga de la prueba debe recaer directamente en aquellos que abogan por un cierre de la sociedad, que se arriesgarían a una Gran Depresión moderna en respuesta a un simple virus.

¿Cuánto daño causará el cierre? Dejando de lado la economía, el costo de esta herida autoinfligida será un asunto que los historiadores deberán documentar. Ese peaje incluye todas las cosas que los americanos habrían hecho sin el cierre en sus vidas personales y profesionales, representando una disminución de la vida misma. ¿Se puede medir o destilar en términos numéricos? Probablemente no, pero este grupo de investigadores y académicos argumenta que ya hemos sufrido más de un millón de «años de vida perdidos» debido a los estragos del desempleo, la falta de atención médica y el malestar general.

Por la misma razón, ¿cómo medimos la sangre y el tesoro perdido en Irak? ¿Cuánto sufrirán los soldados por el TEPT? ¿Cuántos miles de millones de dólares en futuros cuidados médicos de veteranos se necesitarán? ¿Cuántos niños crecerán sin padres? ¿Y cuántos millones de vidas quedan destrozadas para siempre en ese artificio político empedrado en el Medio Oriente?

La propaganda mata, pero también funciona. Políticos de todas las tendencias se beneficiarán del coronavirus; el pueblo americano sufrirá. Ayer, uno de los peores propagandistas del COVID, el ya mencionado gobernador Andrew Cuomo de Nueva York, tocó la campana cuando la Bolsa de Nueva York volvió a abrir sus puertas. Ahora admite que los modelos estaban equivocados y que su encierro no hizo nada para evitar que el Empire State sufriera las mayores muertes per cápita por culpa del COVID. Al igual que los arquitectos de la guerra de Irak, pertenece a un expediente criminal. Pero gracias a la propaganda, es aclamado como presidencial.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2069 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
72
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.