Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Quintana escriba una noticia?

Sabiduría en el liderazgo

02/03/2010 16:13 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Había una vez un rey en una remota isla, un rey aburrido por todo lo que veía y todo lo que hacía y que ya no encontraba gracia a nada, decidió hacer una visita a la isla vecina donde habitaba un gran sabio

Liderazgo

Que de todo daba razón y esto le llamó tanto la atención, que ni corto ni perezoso salió en su búsqueda.

Fueron varios los días de viaje, tan cansado estaba el rey que durmió todo el viaje soñando y pensando con encontrar las respuestas más sinceras y seguras del mundo, las respuestas de cómo ser más alegre, divertido y sobre todo como ser mejor gobernante cada día..

Así pasaron los días y este rey pensando en todo; le pregunta a su capitán que cuándo arribarían a la otra isla y este le contestó que ya estaban en las orillas de la famosa isla del sabio, el rey se alegró tanto que tan pronto encallaron bajó y corrió por el puerto preguntando por el sabio tan famoso de quien tantas cosas había escuchado.

Se encuentra con un anciano de ropas rasgadas y de aspecto muy humilde y le dice: “oye tú, mendigo, ¿dónde está el sabio que habita esta isla?”

.El anciano contesta “no lo sé, todo mundo viene preguntando por ese sabio y en esta isla hay tan sólo unas cuantas gentes como yo”.

.Él rey le dice: “¿cómo? ¿que no hay ningún sabio en esta isla?”

.El anciano le vuelve a contestar: “no, no hay ningún sabio que yo sepa, bueno, ¿para qué quiere ver a ese sabio?”, le pregunta el anciano.

El rey molesto replicó: “para que me diga el secreto de cómo ser más feliz, como ser mejor gobernante y obtener todo lo bueno de la vida”.

Entonces el anciano le dice “pregúntame a mí, que yo te ayudaré”, a lo que el rey se ríe con tremenda carcajada y de pronto se queda serio, y le dice:”¿tú, un anciano mal vestido y por lo que veo, mucho más ignorante que yo me vas a decir lo que sólo un sabio me puede decir?”.

El anciano le contesta: “No necesito traer ropas lujosas como tú, ni necesito riquezas o tropas para ser sabio, lo único que yo necesito es mí cabeza y mí paciencia. Tú, rey de la isla vecina, me preguntaste por un sabio y aquí no lo hay. Han venido cientos de reyes y demás gobernantes a buscarlo y no lo han encontrado. Sólo han hablado conmigo. Tan pronto terminan de hablar conmigo se retiran riéndose y diciendo que viajaron tanto y tuvieron tiempo para pensar muchas formas de solucionar sus problemas y que yo terminé dándoles la llave para ser mejores, pero ¿no sé por qué?”, termina diciéndole el viejo al rey.

El rey se da la media vuelta y se dirige pensativo hacia su barco pero tan pronto da unos pasos se voltea hacia el anciano y le dice: “Gracias famoso sabio de la isla, me haz dado la llave de cómo ser mejor gobernante, de cómo ser más divertido, de cómo tener más paciencia. Me haz enseñado que primero me debo encontrar a mí mismo con mis pensamientos, con mis actos y mis deseos, sólo así seré mejor. Gracias, famoso sabio de la isla vecina”..

El anciano, atónito, se rasca la cabeza y se dice a sí mismo: “Por eso no salgo de esta isla, afuera todos deben de estar locos, con eso de estar pensando cómo ser mejores y aliviar sus penas. No, no, no, yo estoy mejor aquí con mi ignorancia y mi humilde persona, lo único que hago es escuchar a toda esa gente que viene y hacerles preguntas. Sólo por eso me dicen sabio”.

.

Oh, esta es una gran verdad. La gente busca Sabiduría como si ella se encontrará en una persona o en un lugar. La verdadera Sabiduría viene del temor a Dios y un corazón sencillo para amarlo y seguirlo. He encontrado hombres y mujeres humildes, algunos pastores de campo donde nadie los visita, pero están llenos de Sabiduría.

.

Necesitamos ser Renovados en la Sabiduría.

..

GUARDANDO LA SABIDURÍA COMO UN RUBÍ.

“Vale Más la sabiduría que las piedras preciosas, y ni lo más deseable se le compara” Prov 8:11

Cuando Salomón vino a ser rey, él quiso ser tan grande como su padre David…pero el clímax de su prioridad no fue un reino más grande o complacer a la gente mejor que su padre. Encuentro que el deseo de Salomón no fue tener más riquezas que su padre o ser más conocido que David..El deseo de él fue…ser sabio…y él le pidió sabiduría al Señor.

Salomón sabia que enfrentaría crisis en su reino y tendría que tomar duras y sólidas decisiones- Salomón complació al Señor por pedir sabiduría y no riquezas, porque al pedir sabiduría se estaba capacitando para gobernar al pueblo de Dios de la mejor manera posible.

¿Qué es sabiduría? Sabiduría es lo opuesto a confianza en sí mismo. Sabiduría es tomar decisiones y seguirlas pero confiando plenamente en Dios. En cualquier momento de este día necesitamos hacer quiebres para consultar con Dios y decirle: “Señor..estás en esto.” Señor: Quieres que se haga esto o no”. Recibir de él la orientación en la quietud del corazón.

LA SABIDURÍA SE DETERMINA POR LA ACTITUD

“Porque Dios no es injusto como para olvidarse de las obras y del amor que, para su gloria, ustedes han mostrado sirviendo a los santos, como lo siguen haciendo. Deseamos sin embargo, que cada uno de ustedes siga mostrando ese mismo empeño hasta la realización final y completa de su esperanza”” Hebreos 6:10, 11.

En primer lugar este pasaje dice que Dios jamás se va olvidar de nuestro trabajo en el liderazgo, pero que la clave de todo está en el amor que para su gloria, nos la nuestra, Gloria que hemos visto mientras hemos servido a los santos. Ahora, es la Sabiduría la que nos hace recordar que mi servicio para Dios es determinado por mi actitud acerca de Dios y hacia la gente para la cual trabajo.

Mi actitud hacia lo que hago es determinante…porque recuerdo ahora que lo más importante para el Señor, no es cuantas cosas voy a hacer por buenas que parezcan….más cual es la motivación y actitud de mi corazón. Yo puedo hacer muchas cosas hoy hasta terminar realmente exhausto, pero en lo profundo de mi ser podré escuchar la suave y quieta voz del Espíritu preguntándome… ¿Que te movió hoy a hacer todo esto?

La Palabra de hoy dice: Primero. Dios no es injusto para olvidar vuestra obra y trabajo de amor. Sí, Dios no olvidará lo que pueda hacer este día, si la motivación ha sido el Amor. Amor hacía él y amor hacia la gente que me rodea. El amor es una fuerza poderosa que nada ni nadie podrá detener. Segundo dice: Trabajo de amor para su gloria. Oh, la verdadera y pura motivación no es solamente hacer el trabajo con amor..sino hacia su nombre y esto es verdadera Sabiduría.

Tercero, “sirviendo a los santos como lo siguen haciendo”. Otra buena razón para sanar mi actitud en lo que hago, hacerlo para los demás y continuar haciéndolo. Primero, con amor…segundo, para su gloria y tercero, hacia los que me rodean, los cuales son amados.

No quiero caer hoy en el activismo sin sabiduría que es movido solamente a hacer las cosas por deber, pero no por amor. Si mantengo esta perspectiva, la gran satisfacción que la Palabra de Dios me da es que DIOS NO SE OLVIDARÁ DE LO QUE HAGO. Los demás podrán olvidarse, pero Dios no se olvida. ¡Qué satisfacción siento al saber que seré recordado por él!.

Necesitamos como Salomón pedir una Renovación de Sabiduría porque eso va a determinar mi actitud en el servicio.

LA SABIDURÍA ME IMPIDE SER MOTIVO DE TROPIEZO.

“Pero si alguien hace pecar a unos de estos pequeños que creen en mí, más le valdría que le ataran al cuello una piedra de molino y lo arrojaran al mar” Marcos 9:42.

Hay muchos pequeñitos en mi camino, y cuando pienso en estoy no me estoy refiriendo a personas a las cuales considero insignificantes, poca cosa o despreciables, porque esa no es la visión del Señor para los seres humanos. Pero hay muchos pequeñitos en el sentido de indefensos, no tomados en cuenta por otros o que se sienten aislados de los demás. Yo, no puedo ignorarlos y menos aún hacerlos tropezar.

LA SABIDURÍA ME IMPIDE SER MOTIVO DE TROPIEZO

No tendré excusa si usando mis capacidades que Dios me ha dado los ignoro o los menosprecio. Ellos levantarán su mirada esperando recibir de mi mano un gesto de buena voluntad. Dios me pondrá en mi camino muchos pequeñitos…Algunos serán niños abandonados por sus padres y hundidos en su temprana edad en el mundo de los vicios..otros serán ancianos que sus cercanos los miran como estorbos….quizá algunas mujeres golpeadas por sus esposos y explotadas por la sociedad..y yo, no puedo ni ignorarlos..ni menospreciarlos y menos ultrajarlos.

Necesito una Sabiduría renovada para llegarme a ellos y saber hacer a un lado tantas tareas ministeriales para acercarme a ellos que son preciosos a los ojos de Dios.

¿Cómo podré seguir mi camino sin mirarles ni tenderles una mano? Estos pequeñitos creen en el Señor y esperan recibir la demostración de su amor..y Él me ha puesto en su camino para demostrarles la clase de amor que Dios tiene para cada uno de ellos. ¿Cuántos de estos pequeñitos que encontraré a mi paso necesitan una palabra y gesto de consolación? Entonces ahora viene a mi mente la expresión del apóstol Pablo cuando dijo: El Dios de toda consolación..nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquiera angustia, con la consolación con que nosotros somos consolados de Dios” Esa consolación es permanente, buena y total y hoy puedo ser el canal para tocar con la Consolación de él….el corazón de los pequeñitos.

Centenares de líderes en nuestra América Latina por perder la renovación en la Sabiduría no sólo dejaron de acercarse a los pequeñitos del camino, sino peor aún, se convirtieron en una piedra de tropiezo. Dolor, decepción, angustia y frustración han creado en miles de hombres y mujeres que una vez confiaron en ellos y por la perdida de Sabiduría, una palabra inadecuada, una acción desentonada o un pecado aberrante creó heridas en las almas de estos pequeñitos. Estos perdieron la sonrisa en sus rostros por la ironía de aquellos.

Necesitamos detener este río desbordado de falta de sabiduría. Solo Dios nos puede renovar, de otra manera una piedra de molino estaría en nuestro cuello. La exigencia es grande para nosotros los lideres, porque al que mucho se le da, mucho se le exige.

LA SABIDURÍA SE MIDE POR LAS PALABRAS.

“Sean, pues aceptables ante ti mis palabras y mis pensamientos, oh Señor, roca mía y redentor mío”” Salmo 19:14

De nuestros labios como lideres muchas palabras sin duda salen y muchos pensamientos y meditaciones están en nuestro corazón. Qué clase de palabras y qué clase de pensamientos serán los más oportunos? Eso lo determinará el grado de Sabiduría que he recibido de Dios.

Cuando mis palabras y mis pensamientos no están acordes con las palabras de Dios y la voluntad de Dios y la Sabiduría de lo alto, no solo son sin fruto y sin sabor, sino que producen duda en otros y desanimo en otros más.

¿Por qué con frecuencia la Biblia habla de boca y corazón como si estuvieran conectados? En este verso dice: Que las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón. La Biblia dice : De la abundancia del corazón habla la boca y Pablo dijo: Sí confesares con tu boca que Jesús es el Señor y Creyeres en tu corazón serás salvo.. Porque con el Corazón se cree para justicia pero con la boca se confiesa para salvación. Si, definitivamente hay una conexión entre el corazón y los labios. De lo que habló se llena el corazón y de la llenura del corazón vuelve a hablar la boca y pronto entraré en un circuito interminable.

Ahora más que nunca la palabra que sale de mi boca necesita ser sazonada con sal a fin de dar gracia a los oyentes. Qué es lo que escucharé en la calle, en el bus..en el trabajo o en el colegio y aún en casa?. Quizás palabras sin sazón, hirientes, punzantes e insidiosas..Ya hay bastante de eso a mi alrededor. Para qué una nota más del mismo tono en el concierto desafinado del mundo dislocado?. Ahora se necesita una nota distinta, diferente, sana y viviente. Jesús dijo: Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. Eso es lo que el mundo de hoy necesita.

LA SABIDURÍA ME HACE ANDAR CON CUIDADO.

“Así que tengan cuidado de su manera de vivir. No vivan como necios, sino como sabios, aprovechando al máximo cada momento oportuno porque los días son malos.. Por tanto, no sean insensato, sino entiendan cuál es la voluntad del Señor.” Efesios 5:15, 16, 17

Una buena orientación para la vida del lider, es la Palabra de Dios dada a través del apóstol Pablo. Así que tengan cuidado en su manera de vivir. Es un imperativo…no es optativo, es necesario mirar, atender, concentrarme en lo que tengo delante de mí, pero aún es más necesario ser cuidadoso. La diligencia es lo contrario a la negligencia. Como ministros tenemos ahora la oportunidad grande de ser cuidadosos.. Cuidadoso de qué? Cuidadoso en cómo ando.

Si el andar es muy diferente del hablar entonces eso traerá frustración al pueblo. En esta época no se necesita gente que solo habla…sino gente que sabe andar y anda con cuidado. Necesitamos Sabiduría para lograrlo y ser ese ejemplo, porque el pueblo lo necesita, pero sobre todo Dios lo espera de mi.

Así que tengan cuidado en su manera de vivir, no como necios, sino como sabios. El necio no aprende..El necio no busca orientación. El necio menosprecia el consejo..Pero el sabio busca orientación. Aprende de las circunstancias difíciles de su vida y sobre todo busca consejo porque él sabe que en la multitud de consejeros hay sabiduría. Este día es una gran oportunidad para andar como sabio y apartarme del sendero de los necios.

Así que tengan cuidado en su manera de vivir no como necios, sino como sabios. Aprovechando bien el tiempo porque los días son malos. Oh, este es el otro elemento que necesitamos como lideres aprovechar bien el tiempo. Los sabios aprovechan bien el tiempo porque los días son malos. Este día tiene 24 horas que son joyas preciosas y por lo tanto no las puedo desperdiciar. Primero: por que hay verdadera sabiduría en administrar bien el tiempo y segundo porque los días son malos.

Un día tendré que entregar cuentas de como he administrado el tiempo y ninguna excusa yo tendré. Verdad, que este día es la gran oportunidad dorada que Dios nos ha dado para se diligentes, ser sabios y ser buenos administradores del tiempo? Entonces, vamos a comenzar dando al Señor lo mejor de nuestro tiempo. Necesitamos hacerlo, porque a la postre traerá grande satisfacción.

LA SABIDURÍA ABRE LAS PUERTAS QUE NO SE CERRARÁN.

“El Señor te tomó de la mano para abrir a su paso las puertas y dejas abiertas las entradas; Marcharé al frente de ti, y allanaré las montañas, haré pedazos las puertas de bronce y cortaré los cerrojos de hierro” Isaias 45:1, 2.

Estamos en los días en que si renovamos ante el Señor la Plenitud de la Sabiduría como líderes veremos la oportunidad de caminar por el sendero marcado por su voluntad y su misericordia. Hoy el Señor nos recuerda que nos ha tomado de la mano derecha. Recuerdo cuando era niño y en alguna ocasión caminé con mi padre mientras él me tomaba por la mano de derecha. Su mano fuerte y cariñosa me daba seguridad y animo. El era un hombre alto y fuerte y eso me daba seguridad.

Nuestro corazón se llena de seguridad, porque es Él quien nos toma de la mano derecha para llevarnos por todos los parajes y caminos preparados para nosotros. Oh, pero esa palabra nos dice que no solamente nos toma de la mano y nada más, pero que hoy..mientras juntos caminamos me da la fortaleza para “someter a su dominio y despojar de su armadura a los reyes”.

Como no hemos de alabarlo si por su gracia podemos caminar con firmeza sabiendo que sus propósitos son claros y definidos. Someter y Despojar. Hay muchas cosas que necesitarán en estos días ser sujetadas y muchas cosas que necesitan ser despojadas de armadura. Cuantas personas, situaciones y circunstancias exigirán sujeción y liberación.

Ahora, el corazón se goza, porque el versículo nos dice que no solamente él nos toma de la mano derecha y nos da la oportunidad de someter y despojar, pero además nos concede el privilegio de ver que El Señor abre puertas y estas puertas no se cerrarán. Entiendo que estas puertas pueden ser oportunidades pero que aún más allá de esto, puertas son símbolos de autoridad. Con la autoridad divina podremos entrar en autoridad y esa autoridad que rodeará nuestra vida, nadie, ninguna otra autoridad la podrá cerrar.

El mundo, las circunstancias difíciles y aún el enemigo espiritual querrán bloquear nuestro camino de lideres cristianos, pero no podrán porque es el Señor quién abre las puertas.

Sabiduría no es un movimiento ni una ola de moda que llega como el tema de la unción o la guerra espiritual. Sabiduría es un encuentro profundo con aquel que nos llamó y tiene lo mejor para nuestros ministerios. Dios lo quiere dar y el pueblo lo está esperando.

LA SABIDURÍA SE DETERMINA POR LA ACTITUD

Que el Señor te ayude a caminar cada día en los senderos de Sabiduría es mi deseo para ti en este momento.


Sobre esta noticia

Autor:
Quintana (1326 noticias)
Visitas:
1402
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.