Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Saciada la sed del mortífero genocida

01/03/2018 19:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La mayoría de los muchachos se escaparon a otros países a través de las fronteras

VVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVVV

Fuente Literaria/ Relato de Ciencia, Ficción/ 2:39

 

Siempre se paseaba por las iglesias de su denominación, como si fuese un guardia pretoriano. Le conocí, cuando era muy joven, aquel hombre pequeño, logró con su carisma dominar a un grupo de hombres y mujeres que en un principio se encontraban aferrados al antiguo Libro, pero, hoy prevalece los intereses económicos. Es preocupante la utilización de la imaginación, algunas veces, pensamos en grandes fiestas, cuando en realidad, poco salimos de casa a dar pequeñas vueltas de un lugar a otro cercano. En esto, la memoria nos refresca el pasado que algunas veces se convierte en angustias. Ya contamos con una flota de veinte aeronaves para viajar a un país en rebeldía. Aquí, no hay sueños, riñas o berrinches. Tenemos que comprender que la lucha es una sola, solo que se debe esperar la noche para lanzar un último ataque, las mujeres de aquella tribu pasaron aquellos momentos de la noche, con las criaturas y, tenemos que convencernos que las lágrimas han de llegar algún día.

La mayoría de los muchachos se escaparon a otros países a través de las fronteras. Hemos tenido que reforzarnos para detener su salida, pero, el hambre es muy fuerte y nadie quería resguardarse en la revolución para justificar su propia verdad., las noticias se escapaban para unirse con otras noticias, las cuales son controladas por traidores.

Es como si nadie lo viera. En la noche, se alejó a gatas de su madriguera para atacar al pueblo, tras haber escuchado un mensaje de sus jefes superiores. Ya nadie lo quiere, desean que renuncie y salga de viaje. Pero, su mente cobijaba varios males. Nadie le hablaba y, solo contemplaban la manera de ejercer su liderazgo, la idea es encontrar un punto de unión y plasmar en los grupos enfrentados, un mensaje de paz.

Nadie, habla de reconciliación. Solo, se escuchan gritos, unos del otro. En el pueblo, solo quedan ancianos, la mayoría expresó su amistad y, todos nos alejamos en las noches, como verdaderas criaturas.

Solo, se oyen berrinches, lágrimas y riñas de quienes desafían al dictador. Pero, fuerzas extranjeras lo ayudan y proporcionan armas. Aquí, todo el mundo sufre de pesadillas y, debemos comprender como los cerdos se mantienen en su campamento que le sirve de refugio. Antes de ser sacrificados. Nadie, sabe adónde dirigirse.

Las comunidades, jamás deben mantenerse apáticas. Su norte debe ser la lucha social.

El verdadero problema son los chiquillos, no tienen donde guarecerse, les   asusta quedarse en plena carretera, sus tripulantes le llaman al conductor para poner orden y disciplina., la expedición puede o no puede tomar un momento y descansas  

Los mejores tiempos, quedaron atrás y, solo quedan los rostros de la tristeza.  

Todos estamos sin fuerza. Todos guardan silencio y, la traición está dada para que los sonidos silbantes de la injusticia humana, nos describiera lo fatal de algunos líderes políticos que no aman a su pueblo. Solo, se escuchan rumores y el mover de las olas que abre enormes grietas sobre las rocas.  

Ideas y emociones se juntan para darnos solo palabras, el pueblo empieza a sentirse molesto, siente hambre, algo que esta desacostumbrado y le irrita.

La nave esta agrietándose más, la Compañía de Repuestos tiene prohibido enviar mercancía a mi país, hay un bloqueo progresivo que busca la retirada del tirano, pero, todos los rebeldes caen abatidos en la Roca de La Muerte, un lugar donde hay muchas operadoras al mando del tirano y que un planeta desarrollado le envía material bélico de primera línea.

Al morir, las voces no se escuchaban los padres se enteraban a lo lejos, ya estamos esclavizados subyugados por la mentira.

La luna, no se sabe sí es dorada o fría como la noche. Solo veo a lo largo, Las Luces de Los Fuegos se ve a través del estallido de las olas. Desde la pequeña colina vemos pequeñas cabañas con su lumbre encendida, dando a conocer su capacidad de lucha contra el enemigo., que es la futura dictadura.

Los muchachos regresan al valle, algunas muchachas preñadas se quedan en el poblado para dar a luz, los cerros parecen       una carcasa, porque los jóvenes emigran a otros países para no morirse de hambre, pasan la montaña y preguntan sobre el Cerro Azul. Desean hablar con Maira y Andrea, las encargadas de firmar para pasar hacia el túnel y tomar vuelo a planetas extraños.

Acá, los niños crecen junto a las cuevas y bajan a los ríos con sus padres para ver los peces., es un tiempo, algunas veces tienen que apilonar las ramas para protegerse del frío durante la noche.

 que con sus buitres huelen carroña para después ofrecer fiesta y adoración a su ídolo proveniente de las tinieblas.

Debo regresar, quiero descansar, el tiempo nos fatiga, deseo buscar alguien que me acompañe hasta el final de los días.

Tiene que resonar las campanas, la travesía es muy peligrosa, pero, la ruta es única y la llegada está a la distancia. En realidad, debemos luchar para despojarnos del cuerpo.

Ocheika, se peinaba, tiene un carácter muy dulce y, le quita el aliento a la tripulación. No le gustaba ir al pueblo por el frio, se desayunaba muy temprano junto a los demás servidores y su voz, al cantar alegraba nuestras almas, es muy hermoso ver los cedros y pinos desde las alturas., es el momento de largarnos.

 

 

 

 

 

                    

 

 

 

 

 

 

 

Fuente Literaria/ Relato de Ciencia, Ficción/ 2:39

Saciada la sed del mortífero genocida

Siempre se paseaba por las iglesias de su denominación, como si fuese un guardia pretoriano. Le conocí, cuando era muy joven, aquel hombre pequeño, logró con su carisma dominar a un grupo de hombres y mujeres que en un principio se encontraban aferrados al antiguo Libro, pero, hoy prevalece los intereses económicos. Es preocupante la utilización de la imaginación, algunas veces, pensamos en grandes fiestas, cuando en realidad, poco salimos de casa a dar pequeñas vueltas de un lugar a otro cercano. En esto, la memoria nos refresca el pasado que algunas veces se convierte en angustias. Ya contamos con una flota de veinte aeronaves para viajar a un país en rebeldía. Aquí, no hay sueños, riñas o berrinches. Tenemos que comprender que la lucha es una sola, solo que se debe esperar la noche para lanzar un último ataque, las mujeres de aquella tribu pasaron aquellos momentos de la noche, con las criaturas y, tenemos que convencernos que las lágrimas han de llegar algún día.

La mayoría de los muchachos se escaparon a otros países a través de las fronteras. Hemos tenido que reforzarnos para detener su salida, pero, el hambre es muy fuerte y nadie quería resguardarse en la revolución para justificar su propia verdad., las noticias se escapaban para unirse con otras noticias, las cuales son controladas por traidores.

Es como si nadie lo viera. En la noche, se alejó a gatas de su madriguera para atacar al pueblo, tras haber escuchado un mensaje de sus jefes superiores. Ya nadie lo quiere, desean que renuncie y salga de viaje. Pero, su mente cobijaba varios males. Nadie le hablaba y, solo contemplaban la manera de ejercer su liderazgo, la idea es encontrar un punto de unión y plasmar en los grupos enfrentados, un mensaje de paz.

Nadie, habla de reconciliación. Solo, se escuchan gritos, unos del otro. En el pueblo, solo quedan ancianos, la mayoría expresó su amistad y, todos nos alejamos en las noches, como verdaderas criaturas.

Solo, se oyen berrinches, lágrimas y riñas de quienes desafían al dictador. Pero, fuerzas extranjeras lo ayudan y proporcionan armas. Aquí, todo el mundo sufre de pesadillas y, debemos comprender como los cerdos se mantienen en su campamento que le sirve de refugio. Antes de ser sacrificados. Nadie, sabe adónde dirigirse.

Las comunidades, jamás deben mantenerse apáticas. Su norte debe ser la lucha social.

El verdadero problema son los chiquillos, no tienen donde guarecerse, les   asusta quedarse en plena carretera, sus tripulantes le llaman al conductor para poner orden y disciplina., la expedición puede o no puede tomar un momento y descansas  

Los mejores tiempos, quedaron atrás y, solo quedan los rostros de la tristeza.  

Todos estamos sin fuerza. Todos guardan silencio y, la traición está dada para que los sonidos silbantes de la injusticia humana, nos describiera lo fatal de algunos líderes políticos que no aman a su pueblo. Solo, se escuchan rumores y el mover de las olas que abre enormes grietas sobre las rocas.  

Ideas y emociones se juntan para darnos solo palabras, el pueblo empieza a sentirse molesto, siente hambre, algo que esta desacostumbrado y le irrita.

La nave esta agrietándose más, la Compañía de Repuestos tiene prohibido enviar mercancía a mi país, hay un bloqueo progresivo que busca la retirada del tirano, pero, todos los rebeldes caen abatidos en la Roca de La Muerte, un lugar donde hay muchas operadoras al mando del tirano y que un planeta desarrollado le envía material bélico de primera línea.

Muchos, recorren los planetas, huyendo de su territorio por la cruel mano del dictador

Al morir, las voces no se escuchaban los padres se enteraban a lo lejos, ya estamos esclavizados subyugados por la mentira.

La luna, no se sabe sí es dorada o fría como la noche. Solo veo a lo largo, Las Luces de Los Fuegos se ve a través del estallido de las olas. Desde la pequeña colina vemos pequeñas cabañas con su lumbre encendida, dando a conocer su capacidad de lucha contra el enemigo., que es la futura dictadura.

Los muchachos regresan al valle, algunas muchachas preñadas se quedan en el poblado para dar a luz, los cerros parecen       una carcasa, porque los jóvenes emigran a otros países para no morirse de hambre, pasan la montaña y preguntan sobre el Cerro Azul. Desean hablar con Maira y Andrea, las encargadas de firmar para pasar hacia el túnel y tomar vuelo a planetas extraños.

Acá, los niños crecen junto a las cuevas y bajan a los ríos con sus padres para ver los peces., es un tiempo, algunas veces tienen que apilonar las ramas para protegerse del frío durante la noche.

Muchos, recorren los planetas, huyendo de su territorio por la cruel mano del dictador que con sus buitres huelen carroña para después ofrecer fiesta y adoración a su ídolo proveniente de las tinieblas.

Debo regresar, quiero descansar, el tiempo nos fatiga, deseo buscar alguien que me acompañe hasta el final de los días.

Tiene que resonar las campanas, la travesía es muy peligrosa, pero, la ruta es única y la llegada está a la distancia. En realidad, debemos luchar para despojarnos del cuerpo.

Ocheika, se peinaba, tiene un carácter muy dulce y, le quita el aliento a la tripulación. No le gustaba ir al pueblo por el frio, se desayunaba muy temprano junto a los demás servidores y su voz, al cantar alegraba nuestras almas, es muy hermoso ver los cedros y pinos desde las alturas., es el momento de largarnos.

 

 

 

 

 

                    

 

 

 

 

 

 

 

Fuente Literaria/ Relato de Ciencia, Ficción/ 2:39

Saciada la sed del mortífero genocida

Siempre se paseaba por las iglesias de su denominación, como si fuese un guardia pretoriano. Le conocí, cuando era muy joven, aquel hombre pequeño, logró con su carisma dominar a un grupo de hombres y mujeres que en un principio se encontraban aferrados al antiguo Libro, pero, hoy prevalece los intereses económicos. Es preocupante la utilización de la imaginación, algunas veces, pensamos en grandes fiestas, cuando en realidad, poco salimos de casa a dar pequeñas vueltas de un lugar a otro cercano. En esto, la memoria nos refresca el pasado que algunas veces se convierte en angustias. Ya contamos con una flota de veinte aeronaves para viajar a un país en rebeldía. Aquí, no hay sueños, riñas o berrinches. Tenemos que comprender que la lucha es una sola, solo que se debe esperar la noche para lanzar un último ataque, las mujeres de aquella tribu pasaron aquellos momentos de la noche, con las criaturas y, tenemos que convencernos que las lágrimas han de llegar algún día.

La mayoría de los muchachos se escaparon a otros países a través de las fronteras. Hemos tenido que reforzarnos para detener su salida, pero, el hambre es muy fuerte y nadie quería resguardarse en la revolución para justificar su propia verdad., las noticias se escapaban para unirse con otras noticias, las cuales son controladas por traidores.

Es como si nadie lo viera. En la noche, se alejó a gatas de su madriguera para atacar al pueblo, tras haber escuchado un mensaje de sus jefes superiores. Ya nadie lo quiere, desean que renuncie y salga de viaje. Pero, su mente cobijaba varios males. Nadie le hablaba y, solo contemplaban la manera de ejercer su liderazgo, la idea es encontrar un punto de unión y plasmar en los grupos enfrentados, un mensaje de paz.

Nadie, habla de reconciliación. Solo, se escuchan gritos, unos del otro. En el pueblo, solo quedan ancianos, la mayoría expresó su amistad y, todos nos alejamos en las noches, como verdaderas criaturas.

Solo, se oyen berrinches, lágrimas y riñas de quienes desafían al dictador. Pero, fuerzas extranjeras lo ayudan y proporcionan armas. Aquí, todo el mundo sufre de pesadillas y, debemos comprender como los cerdos se mantienen en su campamento que le sirve de refugio. Antes de ser sacrificados. Nadie, sabe adónde dirigirse.

Las comunidades, jamás deben mantenerse apáticas. Su norte debe ser la lucha social.

El verdadero problema son los chiquillos, no tienen donde guarecerse, les   asusta quedarse en plena carretera, sus tripulantes le llaman al conductor para poner orden y disciplina., la expedición puede o no puede tomar un momento y descansas  

Los mejores tiempos, quedaron atrás y, solo quedan los rostros de la tristeza.  

Todos estamos sin fuerza. Todos guardan silencio y, la traición está dada para que los sonidos silbantes de la injusticia humana, nos describiera lo fatal de algunos líderes políticos que no aman a su pueblo. Solo, se escuchan rumores y el mover de las olas que abre enormes grietas sobre las rocas.  

Ideas y emociones se juntan para darnos solo palabras, el pueblo empieza a sentirse molesto, siente hambre, algo que esta desacostumbrado y le irrita.

La nave esta agrietándose más, la Compañía de Repuestos tiene prohibido enviar mercancía a mi país, hay un bloqueo progresivo que busca la retirada del tirano, pero, todos los rebeldes caen abatidos en la Roca de La Muerte, un lugar donde hay muchas operadoras al mando del tirano y que un planeta desarrollado le envía material bélico de primera línea.

Al morir, las voces no se escuchaban los padres se enteraban a lo lejos, ya estamos esclavizados subyugados por la mentira.

La luna, no se sabe sí es dorada o fría como la noche. Solo veo a lo largo, Las Luces de Los Fuegos se ve a través del estallido de las olas. Desde la pequeña colina vemos pequeñas cabañas con su lumbre encendida, dando a conocer su capacidad de lucha contra el enemigo., que es la futura dictadura.

Los muchachos regresan al valle, algunas muchachas preñadas se quedan en el poblado para dar a luz, los cerros parecen       una carcasa, porque los jóvenes emigran a otros países para no morirse de hambre, pasan la montaña y preguntan sobre el Cerro Azul. Desean hablar con Maira y Andrea, las encargadas de firmar para pasar hacia el túnel y tomar vuelo a planetas extraños.

Acá, los niños crecen junto a las cuevas y bajan a los ríos con sus padres para ver los peces., es un tiempo, algunas veces tienen que apilonar las ramas para protegerse del frío durante la noche.

Muchos, recorren los planetas, huyendo de su territorio por la cruel mano del dictador que con sus buitres huelen carroña para después ofrecer fiesta y adoración a su ídolo proveniente de las tinieblas.

Debo regresar, quiero descansar, el tiempo nos fatiga, deseo buscar alguien que me acompañe hasta el final de los días.

Tiene que resonar las campanas, la travesía es muy peligrosa, pero, la ruta es única y la llegada está a la distancia. En realidad, debemos luchar para despojarnos del cuerpo.

Ocheika, se peinaba, tiene un carácter muy dulce y, le quita el aliento a la tripulación. No le gustaba ir al pueblo por el frio, se desayunaba muy temprano junto a los demás servidores y su voz, al cantar alegraba nuestras almas, es muy hermoso ver los cedros y pinos desde las alturas., es el momento de largarnos.

 

 

 

 

 

                    

 

 

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (611 noticias)
Visitas:
3780
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.