Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Luisbravo escriba una noticia?

Cuando sientes que inevitablemente ha llegado tu fin

27/05/2009 21:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Es como ir saliendo de una curva a bordo de un tren de alta velocidad y de pronto ver que hay un puente y esta roto, y aunque actives los frenos a toda la potencia, o grites, o llores, o hagas lo que hagas la caída es inevitable y solamente un milagro de Dios puede salvarte

Hace unos años, recuerdo que iba de viaje con un grupo de compañeros de estudio hacia el puerto Quetzal, en Guatemala, para ver como era el proceso de carga y descarga de los contenedores que llevaban y traían productos al país.

Recuerdo que para esta visita al puerto, alquilamos un microbús ultimo modelo que lo usaban para turismo dentro del país, íbamos muy cómodos y conseguimos un precio especial porque el hijo del dueño, era novio de una de mis compañeras. Pero cuando faltaban solamente 3 o 4 kilómetros para llegar a nuestro destino, el microbús intento rebasar a un camión que iba muy lento delante de nosotros, y de pronto sin poner o hacer ningún tipo de señal, dicho camión dio un giro sorpresivo e intempestivo hacia el lado donde nuestro microbús iba rebasando, y lo primero que recuerdo es el rechinido de las llantas intentando frenar, y el tirón hacia un lado tratando de evitar el golpe con el camión; cada instante paso como en cámara lenta frente a nuestros ojos, solo vimos venir la plataforma del camión hacia el lado del copiloto, sin que nada de lo que el piloto estaba haciendo o pudiera hacer, como frenar intempestivamente o tirar el vehiculo hacia el lado contrario, pudiera evitar el golpe. Al final solo sentimos el golpe, vimos el vidrio delantero salir volando por el aire, vimos a un piloto del camión que sale huyendo porque sabia que el había tenido la culpa, y vemos a una de mis compañeras atrapada de las piernas por el frente del bus que se encogió hacia ella, retorciéndose del impacto.

Bien fue un gran susto, gracias a Dios nadie salio con heridas de mayores o de gravedad, el seguro se hizo cargo del microbús, aun llegamos al Puerto Quetzal a realizar nuestro trabajo, pero la lección que esto me dejo, es que hay ocasiones en la vida en que por mas que nosotros hagamos, no podemos librarnos por nuestras propias fuerzas.

Muchas veces las situaciones pueden o no ser buscadas por nosotros, en el caso del microbús que les conté, nosotros no lo buscamos, pero lo que si es cierto independientemente de lo anterior, es que son situaciones en las cuales el golpe es literalmente inevitable. Es como ir saliendo de una curva a bordo de un tren de alta velocidad y de pronto ver que hay un puente y esta roto, y aunque actives los frenos a toda la potencia, o grites, o llores, o hagas lo que hagas la caída es inevitable y solamente un milagro de Dios puede salvarte.

Se que algunos lo han experimentado talvez con una enfermedad crónica, saben que aunque aun están vivos, ellos o algún familiar, el fin es inevitable y esto les agobia y debilita, sobre todo porque nada de lo que puedan hacer, puede salvarles la vida.

Pues bien, la Biblia nos cuenta varios ejemplos de personas que se sintieron así en algún momento de sus vidas y también nos cuenta como Dios los libro y les dio una nueva esperanza, uno de los casos, lo encontramos en 1 de Reyes 17, donde había una mujer viuda que solamente tenia un puñado de harina y un poco de aceite, que recogía unos trozos de leña para preparase su ultimo bocado y esperar la muerte; porque no tenia más recursos, y al parecer tampoco veía una forma de obtenerlos, su esperanza había llegado a cero y veía el fin acercase lenta e inevitablemente hacia ella. Otro ejemplo que me llama la atención es el que se encuentra en 2 de Reyes 4 donde nuevamente aparece una mujer viuda a la cual estaban a punto de quitarle a sus hijos porque tenia algunas deudas y no tenia como pagarlas, ella veía venir lo inevitable de perder a sus hijos, sin un esposo que la poyara y sin nada que pudiera hacer para evitarlo. Y el tercer ejemplo que me llama la atención es el de Pedro en Hechos 12, cuando se encuentra en la cárcel, muy bien custodiado por varios grupos de soldados, esperando su inminente ejecución, talvez si a alguien de sus amigos se le hubiera ocurrido un rescate, este parecía imposible con todos los soldados que lo estaban custodiando, y de la misma forma, veía avanzar las horas sintiendo que su fin estaba cerca.

Muchas veces Dios permite que lleguemos a situaciones así de extremas, donde ya no podemos hacer nada por nosotros mismos, para que toda nuestra confianza este en El solamente y entonces sea El quien

Piensa que no es lo mismo ser tomado por sorpresa sin darte cuenta, como aquellos que son alcanzados por una bala perdida y mueren, a tener algún tiempo, sean estos horas, minutos o segundos, y darte cuenta de lo inevitablemente que te espera, y que ya nada de lo que puedas hacer puede salvarte, créeme que yo lo he vivido y es un sentimiento muy frustrante, que te hace sentir mal, cargado, atribulado, agobiado, desesperado y talvez por ratos hasta desear la muerte. Llegan momentos en los cuales piensas: “Esta bien que llegue ya lo malo, prefiero recibir de una vez el golpe, a estar con la incertidumbre si voy o no a ser librado”, porque como sabes, la esperanza es lo ultimo que muere, pero nuestra fe muchas veces tambalea.

Sin embargo, el Apóstol Pablo en Romanos 5:3-5, nos exhorta diciendo, que nos gloriemos en medio de las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia, y en la versión Dios Habla Hoy nos dice que esa paciencia, nos permite salir aprobados, (compárese con Santiago 1:12) y el salir aprobados nos da esperanza, y la esperanza no desilusiona. Pero porque dice que la esperanza no desilusiona o no nos avergüenza dicen otras versiones, porque estamos poniendo nuestra esperanza en Dios, y sabemos que aunque las cosas talvez no sucedan o estén sucediendo como nosotros queremos o pensamos, estamos seguros que a los que amamos a Dios, Todas las cosas nos ayudaran para bien, (ver Romanos 8:28) y además sabemos que como dice la Biblia: “Los que en El creen, no serán avergonzados”.

Pero regresemos y veamos que paso con nuestros ejemplos de la Biblia, Primero dice la Biblia que la viuda que solo tenia un puñado de harina, recibió en su casa a un profeta de Dios y este le dijo que hiciera el pan para el primero y que la harina y el aceite no escasearían y ellos se alimentaron de eso durante mucho tiempo, y el fin no llego para sus vidas. Esta viuda pensó primero en el profeta, antes que en su necesidad y fue librada. La otra viuda, fue y hablo con otro profeta, y este le dijo que tienes en tu casa, y ella le respondió, lo único que tengo es un poco de aceite, pues bien, le dice el profeta, ve y presta vasijas vacías con tus vecinos, y le dice además, no pidas pocas, y llénalas con el aceite que tienes en tu vasija, y dice la Biblia que el aceite no ceso de fluir hasta que hubo llenado todas, y luego fue vendió el aceite, y no solo pago sus deudas, sino que aun le quedo una ganancia para mantener a sus hijos. Busco la dirección sobre que hacer de parte de Dios, hecho mano de lo poco que tenia poniéndolo en las manos de Dios, como en la alimentación de los cinco mil (Mateo 14:13) y lo vio multiplicado. Y por ultimo Pedro, cuenta la Biblia que la última noche cuando estaba ya a punto de ser ejecutado, un ángel de Dios llega en su rescate y Pedro logra salir ileso aun en medio de toda la guardia que lo cuidaba, que ni siquiera se dieron cuenta cuando fue liberado. Había una promesa de Jesús que Pedro llegaría a viejo (Ver Juan 21:18) y el nunca falla a sus promesas.

Talvez tu te encuentras en una situación muy similar a estas, en la cual ves tu fin acercarse inevitablemente y sabes que ya nada de lo que puedas o intentes hacer puede librarte, o posiblemente has intentado de todo y nada ha funcionado, y ahora solamente estas esperando el golpe, el final donde todo se acabe. Pues bien déjame decirte que tienes una esperanza y esa esperanza esta en Jesucristo. Acaso ¿habrá algo imposible para Dios?, para nosotros como humanos seguramente es imposible, pero para El nada es imposible. ¿Tienes tú una promesa de Dios? Como la que tuvo José que vería a sus hermanos inclinarse ante el, pues descansa en esa promesa porque Dios no miente, y aunque tu promesa tarde un poco de tiempo, llegara.

Muchas veces Dios permite que lleguemos a situaciones así de extremas, donde ya no podemos hacer nada por nosotros mismos, para que toda nuestra confianza este en El solamente y entonces sea El quien se glorifique y no nosotros mismos. ¿En quien tienes depositada tu confianza hoy?, recuerda que los que creen en El no serán avergonzados.

Hoy Dios te da la oportunidad de acercarte a El y cambiar el rumbo de tu vida, no importa en que situación te encuentres, o si te sientes lejos de Dios o indigno de recibir su favor y ayuda, su palabra dice que todo el que viene a El, con un corazón contrito y humillado, El no lo desprecia. Cualquiera que sea tu situación o tu necesidad hoy, ten por seguro que puedes encontrar la respuesta en Dios, si la presentas hoy a El con fe y una actitud de humildad y no quedaras avergonzado. Dios te bendiga.

Pastor de Jovenes: Luis Bravo - www.LuisBravo.org


Sobre esta noticia

Autor:
Luisbravo (1 noticias)
Visitas:
114
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.