Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Quintana escriba una noticia?

¿tienes experiencia?

01/05/2010 11:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Entonces lo que es bueno vino a ser causa de muerte para mí?

¡De ningún modo! Al contrario, fue el pecado, a fin de mostrarse que es pecado al producir mi muerte por medio de lo que es bueno, para que por medio del mandamiento el pecado llegue a ser en extremo pecaminoso. (Romanos 7:13 LBLA)

¿Tienes Experiencia?

En Extremo Pecaminoso – ¡Cuán difícil nos es leer este pasaje en Romanos sin los tapaojos cristianos usuales! Nos hemos convencido tanto que Pablo establece un evangelio de gracia en oposición a las obras de la Ley que ya no leemos lo que dice el texto.

Creemos que la ley causó nuestro pecado y por lo tanto, la ley es una cosa terrible y espantosa. Claro que Pablo niega esta conclusión con firmeza. (¡De ningún modo!), pero simplemente no podemos verlo de otra manera. Pensamos que la gracia significa salir de la ley, así que eso debe significa que la ley debe estar alineada con nuestro pecado, o por lo menos que ya no nos es útil.

El problema surge porque Pablo hace un juego de palabras en tres de las formas de utilizar la palabra griega “nomos” (ley). No somos griegos. No poseemos el trasfondo del creyente gentil del primer siglo. Así que no lo vemos. Veamos lo que sucede cuando recobramos el ingeniosísimo juego de palabras de Pablo.

“Nomos” tiene tres significados distintos. Primero, puede significar una ley como las leyes de la tierra. Este es el sentido legislativo.

Segundo, puede significar regla o principio. Así se utiliza muchas, muchas veces por le iglesia primitiva en la discusión del canon, otra palabra que significa un estándar o regla.

Tercero, en el Nuevo Testamento, “nomos” puede usarse como sustantivo para referirse a la Torá. Cada vez que vez esta palabra en griego, el contexto indicará cual es el significado que encaja. Por ejemplo, acusaron a Yeshua de quebrar la ley “nomos” romana en cuanto a la divinidad del emperador (recuerda que declararon que había dicho que él era rey). Ese es el primer significado.

Y hay muchos versículos donde el significado número tres es evidentemente el caso (Torá). Pero en algunas ocasiones, Pablo utiliza “nomos” como una regla o principio, Este versículo en Romanos es uno de esos casos. Pablo hace un juego de las palabras griegas. La Torá (significado #3) es buena, pero existe otro “nomos” (regla – #2) en mi cuerpo, una “ley” que obra contra mí.

Nomos” tiene tres significados distintos. Primero, puede significar una ley como las leyes de la tierra. Este es el sentido legislativo

Esta regla se hace realidad porque cuando comprendo el mandamiento y lo desobedezco, establezco una “regla” para mí – mi propia “torá.” Por tanto la Torá de Dios se opone contra mi propia torá (la regla que practico). La Torá de Dios no se opone a la gracia de Dios.

Lo que se opone a la gracia de Dios son mis reglas, esto es, la manera incorrecta en que utilizo la Torá de Dios para definir mis propias reglas de vida. En las cartas de Pablo, “las obras de la ley” no son la Torá de Dios. Es una versión torcida de las instrucciones de Dios utilizadas para ganar justicia. En otras palabras, mi tora no es más que legalismo.

¡El legalismo se opone a la gracia! Pero las instrucciones de Dios, la Torá, no se oponen a la gracia ni un poco puesto que no tienen nada que ver con gracia. La gracia es un regalo. La Torá son instrucciones después de haber recibido el regalo.

En este verso, Pablo nos dice algo muy importante sobre la relación entre la verdadera Torá y el pecado. Mi propio deseo de manejar mi vida corrompen las instrucciones perfectas de Dios y la convierten en algo que es una torá (regla) perversa.

Si fuese obediente, descubriría que las instrucciones de Dios llevan a las bendiciones. Pero cuando desobedezco, de hecho experimento la tragedia del pecado. Me desvinculo de la fuente de vida. Ya no es un potencial teórico. Ahora ya sé lo que se siente separarse. El pecado se convierte en extremo pecaminoso. En otras palabras, se hace real para mí.

Todo mandamiento me presenta una oportunidad de acercarme a Él. Pero al mismo tiempo, cada mandamiento contiene el potencial de mi desobediencia. Existe un riesgo en cada una de las instrucciones de Dios para la vida. Cuando no hago lo que dice, cambio ese riesgo y lo hago realidad. Entonces sucede que mi regla tuerce Su intención perfecta y lo convierte en algo trágico.

Eso es lo que significa el legalismo – hacer que la Torá haga algo que nunca tuvo la intención de hacer. No se requiere desobediencia abierta para descubrir la pecaminosidad del pecado. Lo único que se necesita es torcer el mandamiento para que manipular el favor de Dios en vez de hacerlo por la simple razón de amarlo.

¿Cuál es el contexto de nomos en tu vida? ¿Cuál de los tres significados se aplica a ti?


Sobre esta noticia

Autor:
Quintana (1326 noticias)
Visitas:
194
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.