Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Iva14 escriba una noticia?

Vaginismo

03/10/2021 16:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En caso de vaginismo, la penetración sexual es totalmente imposible. Esta condición representa a una pequeña porción de la población femenina

¿Qué es el vaginismo?

El vaginismo corresponde a la contracción involuntaria e inconsciente de los músculos del perineo que impide la penetración durante las relaciones sexuales.

El vaginismo se define por una contracción involuntaria de la musculatura que rodea la entrada a la vagina que impide la penetración vaginal.

Se dice que el vaginismo es "primario" cuando siempre ha existido, y "secundario" cuando ocurre después de un período en el que la penetración era posible sin espasmo muscular.

Se estima que el 0, 5-1% de las mujeres sufren de vaginismo.

Para que la penetración sea posible e indolora, es necesario que el tracto genital no tenga lesiones ni patología, que la impregnación hormonal sea correcta, que no haya malformación o proceso inflamatorio o cicatrizante.

También es necesario que el sistema neurovascular funcione correctamente y que la excitación sexual esté presente.

El examen ginecológico a veces es difícil, si no imposible, incluso para el examen de los genitales externos. Las piernas se tensan en cualquier acercamiento. Sin embargo, es importante porque permite establecer el diagnóstico y confirmar que no hay anormalidad de los genitales.

El origen del vaginismo es, para la mayoría de los casos, psicológico. En algunos casos, un obstáculo físico puede hacer que la vagina se cierre, aunque esto es muy raro.

Es difícil saber la proporción de mujeres afectadas: entre el 6 y el 17% de las mujeres se verían afectadas según las fuentes.

Hay dos tipos de vaginismo

El vaginismo es primario si comienza con la vida sexual de la mujer. Se dice que es secundario si ocurre después de un período de la vida sexual sin problemas de penetración.

Vaginismo primario: causas y tratamientos

Varios factores pueden estar en el origen del vaginismo primario en las mujeres:

La no integración de la vagina en el diagrama corporal: en otras palabras, la mujer sabe poco sobre su cuerpo. Imagina una vagina pequeña y estrecha o piensa que tiene un himen escleroso y grueso que obstruye completamente la abertura vaginal. Nunca ha mirado su vulva con hielo, nunca ha puesto un dedo en la vagina y, a menudo, no usa tampones periódicos. Este trastorno puede ser superficial. La información sexual y la terapia sexual lo resolverán en pocos meses;

Conflictos inconscientes o ambivalencia hacia la llegada de un futuro hijo. En este caso, solo la psicoterapia analítica o el psicoanálisis resolverán el problema.

El espasmo de los músculos ocurre a pesar de sí mismo con cada intento de penetración: el trastorno es entonces psicológico. Un sexólogo decidirá con ella sobre el procedimiento a seguir: psicoterapia, terapia sexual, desensibilización bajo relajación o hipnosis.

Vaginismo secundario: causas y tratamientos

El vaginismo secundario ocurre después de un período de sexualidad sin problemas, al menos sin problemas de penetración. A menudo se manifiesta después de un período de dispareunia (dolor durante las relaciones sexuales). El miedo al dolor hace que el cuerpo se defienda reflexivamente. Los músculos se contraen para evitar la penetración, que ha sido dolorosa muchas veces.

Una terapia sexual de pareja te permitirá encontrar relajación y confianza, para frustrar este reflejo.

¿Qué soluciones hay para el vaginismo?

Si sufres de vaginismo, no dudes en consultar a un sexólogo competente. Mientras tanto, aquí hay algunos consejos y trucos para lidiar con eso:

No intente lograr la penetración de nuevo. Hay pasos que deben tomarse antes;

Compruebe por sí mismo que nada está interfiriendo con la penetración mirando su vulva con un pequeño espejo.

Ponga un dedo en la vagina para ver si las paredes son flexibles, si los músculos están relajados. Si están contraídos, trate de relajarlos.

Si el paso anterior salió bien, pídale a su pareja (bajo su control) que ponga un dedo en su vagina suavemente, usando un lubricante. Luego, si no hay dolor, puede poner dos.

La reanudación de la penetración debe ser preferiblemente en la posición en la que estará en su pareja.

Estos consejos deben seguirse suavemente, sin dolor. El más mínimo dolor puede desencadenar nuevamente el proceso de defensa del cuerpo y, por lo tanto, la contracción de los músculos perivaginales. Si no puedes implementar estos consejos, no dudes en consultar a un profesional.

Terapia para tratar el vaginismo

Una situación agónica

A pesar de todo, su sufrimiento es grande. A veces se sienten culpables por no tener una sexualidad "normal" y temen poner en peligro a su pareja. "Generalmente, consultan cuando la pareja está en crisis, o quieren tener un hijo", informa la doctora Véronique Bonniaud, quien especifica que entre el 6 y el 15% de las consultas de sexología se refieren al vaginismo. Sin embargo, se estima que solo el 1% de las mujeres se ven afectadas.

Su cuidado se basa en escuchar sus ansiedades y descubrir activamente su anatomía. "El primer paso es la reapropiación de esta zona íntima para que ya no sea un tabú. Con un Fisioterapeuta especializada en perineología pélvico, las mujeres conocerán su sexo en tablas anatómicas, luego en ellas mismas utilizando un espejo ", dice el Dr. Bonniaud. El fisioterapeuta también les enseñará ejercicios de relajación para relajar el perineo, y los acompañará suavemente hacia la exploración. "Una vez que han logrado tocarse, se les puede ofrecer el uso de dilatadores vaginales, dispositivos médicos en forma de tampón. El objetivo no es dilatar la vagina, sino mostrar a las pacientes que puede acomodar el pene de un hombre sin causar dolor", explica el especialista.

En algunos casos, solo la psicoterapia analítica o el psicoanálisis resolverán el problema

Soluciones psicosexuales

Junto con estos enfoques corporales, el apoyo psicosexual es esencial. La terapia cognitivo-conductual (TCC) o la hipnosis pueden ayudar a estas mujeres a cambiar sus pensamientos automáticos, miedos y comportamientos resultantes. "Utilizamos, por ejemplo, la metáfora de la apertura del rosebud", ilustra antes de añadir: "mientras las imágenes negativas y erróneas estén presentes, los espasmos involuntarios no desaparecerán".

Esta rehabilitación sexual ha demostrado su valía. La literatura científica muestra que más de cuatro de cada cinco mujeres pueden haber tenido relaciones sexuales penetrantes después de seis a siete sesiones de fisioterapia y TCC. "Me encuentro con ex pacientes que ahora son madres", asegura el Dr. Bonniaud. Superar el vaginismo es muy posible".

El vaginismo es a menudo un signo de falta de conocimiento del cuerpo y aprensión, incluso la fobia a la penetración. Es bueno recordar que el aprendizaje se hace al ritmo de cada uno. Para algunos, solo tomará un corto tiempo descubrir su cuerpo, mientras que para otros, tomará varios meses.

Cuando la terapia progresa, cuando los ejercicios se practican regularmente, constantemente, la confianza crece. Cuanto más crece la confianza, más se sienten los inicios de una posible penetración. Muchos curados hablan de un clic. A menudo es un deseo de ser penetrado. El deseo comienza a elevarse, la necesidad de ir más allá se vuelve omnipresente. La penetración, hasta ahora fuente de angustia o repulsión, se convierte en un objeto de deseo, una señal de que la mente está lista para poner fin a este vaginismo.

Practicas simples:

Intente insertar un dedo. Cuando pueda insertar un dedo en su vagina de acuerdo con las pautas prescritas sin sentir dolor, puede continuar con el siguiente ejercicio.

Inserción de dos dedos y más, solo y con su pareja

Proceda a los mismos pasos preliminares que el ejercicio anterior: relajación y estimulación genital para promover la lubricación vaginal y volver a domar el placer. Si es necesario, use un lubricante soluble en agua. En cualquier momento, si está demasiado ansioso o siente demasiado dolor, detenga la estimulación y reanude cuando haya recuperado su estado de relajación mediante respiraciones profundas.

Sé consciente de los pensamientos que están pasando por tu mente y que podrían estar causando tu tensión corporal y ansiedad. Contraiga y relaje su músculo pubo-cocccigio. Recupera el control de tu cuerpo antes de volver a experimentar la intimidad sexual con tu pareja.

El primer paso es insertar gradualmente dos dedos en la vagina. Los dedos deben penetrar cruzados en tijeras. Inserte primero las yemas de los dedos y, si es tolerable, todos los dedos. Realiza movimientos de penetración hacia adelante y hacia atrás con los dedos. Si está bien, haz movimientos circulares con los dedos en la vagina y en la entrada vaginal.

Cuando experimentes estos pasos sin problemas, repítelos descruzando los dedos. Y, cuando tenga éxito en estos pasos, hágalos de nuevo extendiendo los dedos. A continuación, puede experimentar con la inserción de tres dedos de acuerdo con los mismos pasos. Luego repite todos estos pasos con tu pareja, es decir, es él quien insertará sus dedos. Cuanto más cómplice y comprensiva sea su pareja con su ritmo, más probable es que pase estas etapas con éxito.

Penetración vaginal progresiva

Aún de acuerdo con las mismas pautas básicas, comience con la estimulación vaginal manual por parte de su pareja. A continuación, determine la posición vaginal que es menos dolorosa para usted y en la que se siente completamente segura.

Muchas mujeres eligen experimentar primero la posición de caballerosidad porque, al estar por encima de su pareja, pueden sentir más como si tuvieran control sobre sus cuerpos para reaccionar en caso de dolor.

Cuando experimente penetración, penetre el pene solo al comienzo de la entrada vaginal y permanezca así durante el tiempo que sea necesario. Continúe la penetración solo si no tiene dolor; de lo contrario, utilice los mismos medios enseñados en los pasos anteriores. Ve a tu propio ritmo, aumentando gradualmente la profundidad de penetración y el ritmo de ida y vuelta.

En lugar de enfocarse en su miedo al dolor, concéntrese en sus sentimientos de placer. Para ayudarte, estimula tu clítoris al mismo tiempo que la penetración o pídele a tu pareja que lo haga. La estimulación del clítoris también se puede hacer antes de la penetración.

También experimente con variantes de penetración como movimientos circulares en lugar de ida y vuelta. Cuando seas capaz de experimentar la penetración en esta posición sin dolor, podrás experimentarla igual de gradualmente en las otras posiciones coitales, siempre comenzando con las posiciones que son menos difíciles para ti.

Lee más información en este sitio web: Tipos De Terapia de Parejas - Terapias De Parejas


Sobre esta noticia

Autor:
Iva14 (36 noticias)
Visitas:
6533
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.